El gasto público intensifica su caída

La presión negativa del consumo arrastró al PIB al estancamiento

La economía española se estancó en el tercer trimestre del año en comparación con el trimestre precedente y creció un 0,8% en tasa interanual, según confirmo hoy el INE. La demanda interna siguió lastrando el PIB con una recaída del consumo final de los hogares del 0,1% intertrimestral y un recorte del gasto público del 1,1%.

El Producto Interior Bruto (PIB) se desaceleró dos décimas en el tercer trimestre hasta registrar un crecimiento nulo. Esto es, la economía se estancó en los meses centrales del año. En tasa interanual, mantuvo su crecimiento en el 0,8%.

Según los datos de Contabilidad Nacional, con la nueva base 2008, publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la presión negativa de la demanda interna siguió lastrando el PIB. El gasto total cayó el 0,3% entre julio y septiembre, una décima más que en el trimestre anterior, ya que al recorte del 1,1% del gasto público se sumó una recaída del consumo final de los hogares, que bajó un 0,1% tras un ligero repunte en el segundo trimestre.

El conjunto de la inversión retrocedió el 0,6% trimestral, con una mayor contracción de la inversión en el sector de la construcción, que descendió el 1,9%, y pese al avance del 2,3 % de la inversión empresarial.

El deterioro de la demanda nacional fue contrarrestada por la positiva evolución del sector exterior, que fue posible por el crecimiento trimestral del 3,1 % de las exportaciones, impulsadas por el avance de la exportación de bienes (5,4%), puesto que las de servicios cayeron el 1,7%.

Variación interanual

Según Estadística, la economía española "estabiliza su crecimiento interanual", en el que el sector exterior "continúa siendo el principal motor de crecimiento". No obstante, la demanda externa redujo su aportación positiva al PIB del 2,5% al 2%, mientras que por el lado del gasto la demanda nacional mostró una menor contribución negativa, al situarse en -1,2% puntos, cinco décimas menos negativa que en el trimestre precedente.

Considerando tasas anuales, la suave mejora de la demanda interna, según Estadística, se debió al comportamiento más favorable tanto del gasto en consumo de los hogares como de la inversión en capital fijo. El gasto en consumo final de los hogares regresó a tasas positivas interanuales,puesto que hace un año cayó significativamente como consecuencia de la subida del IVA en julio. En el tercer trimestre mejoró siete décimas su crecimiento al pasar de una caída del 0,3% a un aumento del 0,4%. La formación bruta de capital fijo redujo su caída al 4,2% desde el 5,5% anterior.

Por su parte, el gasto final de las Administraciones Públicas continuó su trayectoria descendente al caer un 2,3% interanual.

El peor comportamiento de la demanda externa fue fruto de una desaceleración de las exportaciones y de un repunte de las importaciones. Las exportaciones de bienes y servicios atenuaron su crecimiento del 8,7% al 8,1%, en línea con el parón económico de los países de la Unión Europea. Las importaciones volvieron a registrar un crecimiento positivo en este trimestre, si bien todavía muy reducido, del 0,8%.

Empleo

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, decreció el 1,9%, ocho décimas más que en el tercer trimestre de 2010, lo que supone una reducción de 327.000 empleos netos.

El INE destaca que los resultados en todas las ramas de actividad son peores que los del trimestre precedente. Así, en términos interanuales, la construcción pierde más de dos puntos porcentuales (más de 222.000 empleos), la industria, ocho décimas (casi 40.000) y los servicios, siete décimas (casi 44.000). Finalmente, las ramas primarias pierden algo más de un punto (21.000 empleos a tiempo completo).

Por contra, el número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas en la economía pasa del -1,6% al -0,4% en este trimestre.