El Ibex ha caído un 1,61%; los bonos de Francia, Austria y Bélgica son atacados

El virus de la deuda se propaga y las Bolsas se hunden

El epicentro del actual terremoto es la deuda pública. El virus, ya activo en Italia y España, se extiende a Francia, Bélgica y Austria e infecta a las Bolsas. La prima de riesgo española está en los 457 puntos y el Ibex, en los 8.237,6 puntos, tras haber perdido hoy un 1,61%.

La prima de riesgo se ha convertido en un tema de conversación habitual hasta en los colegios. Los informativos de televisión abren con ella y se ha convertido en el mejor termómetro de los tijeretazos que están por avecinarse. "El mayor cambio respecto a la semana pasada está en que ahora el miedo se ha extendido a Francia y a otros países europeos", explica Eduardo Faus, de Renta 4.

Las Bolsas del Viejo Continente también han sufrido lo suyo. El Ibex ha caído un 1,61% -en el peor momento ha llegado a hundirse más de un 2%-, hasta los 8.237,6puntos. La buena noticia, relativamente, es que se han negociado hoy 2660,7 millones de euros en la Bolsa española, inferior a la media diaria de noviembre que se sitúa en 3.939 millones. También han terminado con importantes retrocesos el Dax alemán (-0,87%) y el Cac francés (-1,92%). El Footsie británico se ha desligado de la tendencia y ha caído un casi inapreciable 0,03%.

La clave del día hoy en España ha sido la subasta de letras del Tesoro a 12 y 18 meses. Ha colocado 3.158 millones de euros (cerca del máximo), aunque a unos tipos mucho más elevados que la cita anterior, tal y como se preveía al tomar como referencia la rentabilidad del bono a diez años en el mercado secundario.Pasado mañana, el Tesoro tratará de vender entre 3.000 y 4.000 millones de euros en obligaciones a 10 años. Será otra prueba de fuego.

IBEX 35 8.769,40 -2,59%

Se amplían los ataques

Ya no es solo un problema de los incautos países del Sur de Europa. El ataque contra el euro es un hecho, ante los nuevos rumores de que el BCE está interviniendo en el mercado secundario. De ser cierto, esta vez no está surtiendo efecto alguno y una vez más se constata que el emisor europeo no tiene en mente acudir al rescate de la moneda única. Prefieren seguir tensando la cuerda, mientras se conoce que en la economía real se profundiza aún más la brecha de las dos velocidades europeas.

La prima de riesgo española ha cerrado hoy en los 457 puntos básicos y las rentabilidades de los bonos a 10 años españoles (6,34%) e italianos (7,05%) continúan desbocadas. El diferencial italiano ha cerrado en 529 puntos. Estas cifras pueden traducirse en un nuevo problema. Es la línea roja que LCH.Clearnet -la plataforma más utilizada por la banca europea para obtener financiación a corto plazo- tiene en cuenta a la hora de fijar las garantías que exige. Grecia, Irlanda, Portugal e Italia ya han sufrido una elevación de las garantías adicionales adicionales para utilizar su deuda nacional.

Pero el gran problema ya no está solo en la prima de riesgo italiana o española, sino en las de Francia (190), Bélgica (313) o Austria (186), que ven disparase sus diferenciales con el bund alemán, el único que se salva de la quema (una vez más). El bono germano a 10 años paga el 1,76%, cuando España en las letras a 12 meses ha pagado esta mañana el 5%, casi un 180% más, después de una subasta bastante desalentadora. Mientras tanto, Grecia, la primera ficha del dominó del euro, comenzará mañana a negociar las quitas del 50% con sus tenedores privados, según lo acordado en el segundo rescate de hace apenas un mes. El euro, por su parte, cotiza a la baja en el entorno de 1,35 dólares, frente a los 1,36 de última hora de ayer.

El efecto de Wall Street

Los cierres en Europa han sido malos, pero han podiso ser peores. Los datos macroeconómicos publicados en Estados Unidos han inyectado cierto optimismo. El índice de precios de la producción cayó un 0,3% en octubre, cuando el mercado esperaba una caída del 0,1%. Excluyendo la energía y los productos de alimentación se mantuvo estuvo estable frente al 0,1% estimado por los economistas consultados por Bloomberg. Uno de los datos que más ha gustado al mercado es el de las ventas al por menor del mes pasado, que crecieron un 0,5%, frente al alza prevista del 0,3%. Por último, la encuesta manufacturera de Nueva York, una referencia clave del sector industrial en la región, alcanzó en noviembre los 0,6 puntos, mejor que los -2 puntos esperados.