ElEl selectivo sube un 2,95% en la jornada y aminora la caída semanal al 0,47%

La tregua en la crisis de deuda da alas al Ibex

La implantación de gobiernos tecnocráticos en Grecia e Italia ha gustado a los mercados. La crisis de deuda soberana ha dado hoy una leve respiro y las Bolsas europeas aprovechan para rebotar con fuerza.El Ibex ha despedido una semana de turbulencias encaramándose a los 8.500 puntos, después de subir hoy un 2,95%. La prima de riesgo resiste al filo de los 400 puntos aprovechando la relajación de la italiana.

La economía europea camina peligrosamente al filo de una segunda recesión, pero los mercados financieros bailan al son de su propia sinfonía. Esta semana la furiosa volatilidad ha sido una vez más la nota predominante, pero el ritmo se ha dulcificado con el cambio de frecuencia en Grecia e Italia. La formación de gobiernos de tecnócratas en ambos países ha sentado bien a las Bolsas del Viejo Continente, que han rebotado hoy con vigor. El Ibex ha cerrado hoy una subida del 2,95%, pese a no ser suficiente para compensar la valoración semanal (-0,47%) ha logrado perforar los 8.500 puntos. Todos esto el día en que se confirma el estancamiento de la economía española durante el tercer trimestre y unos mediocres resultados empresariales.

El coste del ERE hundió a Telefónica en el tercer trimestre, que no conocía los números rojos desde 2002. Esta mañana su títulos llegaron a perder casi un 2%, pero remontaron el vuelo a lo largo de la jornada hasta cerrar con un 1,72% de ganancias. Los más destacados fueron Mapfre (7%), Gamesa (5,6%) y Bankinter (5,8%). En el otro lado de la balanza, Indra bajó un 0,3% y Grifols un 0,5%.

La incertidumbre que reinaba en Atenas después de la desconvocatoria del referéndum y la dimisión del primer ministro, por fin se ha despejado el nombre del político que continuará con la aplicación del plan de rescate. El encargado de esta tarea es el exvicepresidente del BCE, Lucas Papademos, que tras tomar el poder, declaró que la permanencia en el euro es la mayor garantía de estabilidad. Hoy ha jurado su cargo el nuevo Gobierno, que mantiene a Evangelos Venizelos al frente de la cartera de Finanzas.

IBEX 35 9.323,60 0,33%

Pero la gran protagonista de la semana ha sido Italia. Después de que su prima de riesgo se disparase hasta los 570 puntos y propiciase también la sangría en la renta variable, el comunicado oficial llegaba el martes. Silvio Berlusconi anunciaba su dimisión, que devolvía cierto margen de calma. Mario Monti, consultor para Goldman Sachs es el favorito para suceder a Il Cavaliere. Un perfil técnico para liderar las duras reformas que han echado hoy a rodar en Roma, al pasar el primer escollo en el Senado.

Todas estas noticias han sentado bien al mercado de deuda. Los rumores de que el BCE estuviera comprando papel italiano sirvieron para que la prima de riesgo del país transalpino relajase ayer su escalada de los últimos días. Esta mañana abandonaba la cota de los 500 puntos básicos, y al cierre de mercado la corrección ha sido de 100 puntos básicos (un punto porcentual) para quedarse en en los 456 puntos. Mientras, la española termina la semana en los 396 y la francesa, penúltima diana, marca los 150 puntos.

Las noticias que apuntan a que Francia y Alemania se encuentran negociando una escisión en la eurozona para crear dos partes, una formada por un grupo de países fuertes capaces de cumplir con las exigencias de déficit, y otra que aglutinaría a los estados más débiles, continúa planeando sobre el Alemania. Y todo ello a pesar de que un portavoz del ejecutivo de Merkel desmintió la información. Asimismo, ayer la Comisión Europea, que está en contra de esta idea, dio a conocer sus previsiones de crecimiento para 2012. Según la institución europea, la palabra recesión continúa pesando sobre el Viejo Continente con España como uno de los países peor parados en el que la tasa de paro hace mella en su economía.