Los bancos de inversión ven ahora las elecciones anticipadas como la peor opción

Tecnócratas al poder para apuntalar el euro

Los mercados avalan a Papademos y Monti como garantes de las reformas

lucas papademos

mario monti

La zona euro sigue caminando estos días por terreno de minas. A la vista del relativo alivio que llegó ayer a las primas de riesgo española e italiana, parece que puede prolongar un poco más de tiempo su esperanza de vida aunque el deterioro del riesgo país de Francia abre un nuevo y preocupante frente. El euro no ha estallado pero ha sido necesario asomarse de nuevo a los infiernos, esta vez con el gigante italiano en la diana de los mercados, para que el BCE haya entrado en acción, casi a modo de superhéroe. A falta de concreción política, con un fondo de rescate con recursos insuficientes y abierto en canal el debate de un euro a dos velocidades, solo las compras del BCE fueron ayer capaces de alejar del máximo peligro a la prima de riesgo italiana.

Pero estas adquisiciones no son desinteresadas y vienen acompañadas del compromiso de reformas. Y esta presión del BCE en favor de la austeridad se suma al otro elemento que también contribuía ayer a devolver cierta calma a los mercados: los cambios de Gobierno en Grecia e Italia, las dos economías que han puesto de manifiesto las debilidades de la zona euro y llevado de nuevo el proyecto europeo a los límites para su supervivencia. Lo sucedido en los últimos días ha demostrado que la vía de solución a la crisis por la que apuesta el tándem Merkel-Sarkozy -el corazón de la toma de decisiones de la zona euro- es la disciplina fiscal y para ello se hace necesaria la puesta en marcha de severas reformas estructurales, aun a costa del crecimiento económico. Esa austeridad y equilibrio presupuestario es lo que premia el mercado, que da su bendición estos días a la elección de gobernantes de claro perfil tecnócrata para cumplir con las exigencias de Bruselas y el FMI. Yorgos Papandreu y Silvio Berlusconi han caído en el periodo escaso de una semana tras haber perdido la credibilidad necesaria para acometer los ajustes en sus respectivas economías. Lucas Papademos, expresidente del BCE, fue nombrado ayer nuevo primer ministro griego y Mario Monti, excomisario europeo de larga trayectoria en Bruselas, es el gran favorito para suceder a Berlusconi.

"Un Gobierno tecnócrata, liderado previsiblemente por Mario Monti, es en nuestra opinión la mejor solución y también, llegados a este punto, probablemente la única posible", apunta Nomura en un informe. "Un Gobierno tecnócrata de unidad nacional es la mejor alternativa para implementar las reformas estructurales y mantener la confianza de los inversores", añade Citi. Y, en la misma línea, Goldman Sachs apunta que "el peor escenario son unas elecciones anticipadas, en todo caso el menos probable en nuestra opinión".

El rigor de los mercados irrumpe así en la vida política de Atenas y Roma, donde el miércoles llegaron los ejecutivos del BCE y la CE que supervisarán la puesta en marcha de las reformas estructurales. Italia regresa estos días a la situación que ya vivió en 1994, cuando el Gobierno de Berlusconi colapsó tras el desacuerdo con Umberto Bossi en la reforma de las pensiones, episodio casi calcado al de 2011. Entonces, un Gobierno técnico liderado por Lamberto Dini se hizo con las riendas del país hasta las elecciones, en abril de 1996.

Fue la ocasión de abordar las medidas impopulares que exigía la incorporación al euro. 15 años después, la historia se repite. Esta vez para persuadir a los mercados y estar a la altura del nuevo diseño de zona euro al que aspiran Merkel y Sarkozy.

Grecia

Después de tres jornadas de intensas negociaciones, Lucas Papademos fue nombrado ayer nuevo primer ministro de Grecia, en sustitución de Yorgos Papandreu. Sin experiencia política, fue vicepresidente del BCE y gobernador del Banco de Grecia entre 1994 y 2002, años en que el país recurrió a la ingeniería contable que hizo posible su entrada en el euro. Papademos ha exigido para aceptar el cargo el compromiso de socialistas y conservadores para aplicar las reformas que pide Bruselas y cierto margen de tiempo antes de las elecciones.

Italia

La decisión del presidente de la república, Giorgo Napolitano, de nombrarle el miércoles senador vitalicio dio la pista de Mario Monti como gran favorito para sustituir a Silvio Berlusconi. Apodado Super Mario tras su paso por Bruselas, goza de gran reconocimiento internacional. Fue comisario europeo entre 1994 y 2004, donde dirigió las carteras de Mercado Interior y Competencia. Prudente y de gran perfil académico, se ha resistido a participar en la política italiana. En 2001 rechazó ser ministro de Exteriores y en 2004 de Economía.

Senado italiano

El Senado italiano agiliza los trámites para aprobar lo antes posible los presupuestos de 2012, que incluyen las reformas económicas que exige Bruselas. Hoy se prevé que sean ratificados para su aprobación final en la Cámara de Diputados, tras lo que se espera la dimisión de Berlusconi.