Foro CincoDías

La nueva ley balear para cambiar el modelo turístico estará lista en junio

José Ramón Bauzá reclama la cogestión de los aeropuertos para poder bajar las tasas

La nueva ley balear para cambiar el modelo turístico estará lista en junio
La nueva ley balear para cambiar el modelo turístico estará lista en junio

Nuevo impulso al turismo en Baleares. El presidente del Gobierno autónomo, José Ramón Bauzá, anunció ayer que la nueva Ley General Turística que está en fase de borrador entrará en vigor en junio del año próximo, justo en el arranque de la nueva temporada turística. En el Foro CincoDías, patrocinado por Banco Santander y celebrado en Palma de Mallorca, Bauzá explicó que la legislación actual es "obsoleta" y que la nueva regulación pretende impulsar un cambio de modelo turístico, modernizar el sector, atajar la oferta ilegal y ordenar la actividad de los condohoteles. "Apostamos por el turismo de calidad, en el que tienen que tener un lugar muy importante el turismo náutico y el turismo de golf, dos referentes de lo que debe contemplar cualquier propuesta turística de calidad".

"Hoy lo absolutamente primordial es legislar a favor del sector, ayudarle a ser de nuevo el número uno, una referencia mundial. Ahora eso es más importante que la promoción, sabiendo que es importante, pero toca modernizar y adaptar nuestra normativa al momento que vivimos y también al entorno con el que competimos", declaró.

Para contribuir al cambio de modelo, el presidente se comprometió con la terminación del Palacio de Congresos de Palma, un edificio a medio construir en el paseo marítimo de la capital con el que el Gobierno de Baleares considera que contribuirá a traer turismo a la comunidad fuera de la temporada veraniega. Los planes del Ejecutivo balear pasan por tener terminada la obra en 2012. "Queremos posicionarnos en el calendario internacional de convenciones", explicó Bauzá, ya que esta oferta complementaría a la tradicional de sol y playa. El presidente balear se mostró asimismo a favor de continuar con el proyecto de Playa de Palma.

El Ejecutivo recortará en 115 millones el gasto para cumplir con el objetivo de déficit

Gestión aeroportuaria

También se mostró partidario de reclamar al Gobierno central la cogestión con AENA de los aeropuertos de las islas porque "nadie" conoce mejor la peculiaridad del negocio turístico que el Gobierno de Baleares. Hasta el momento, solo en Madrid-Barajas y El Prat hay previsión de que entre capital privado, pero la adjudicación se paralizó por las elecciones. Bauzá explicó que utilizaría estas competencias para bajar las tasas aeroportuarias para competir con otros destinos emergentes del Mediterráneo. Asimismo, se mostró abierto a estudiar la creación de nuevos corredores aéreos y marítimos con la Península.

La economía balear atraviesa por tensiones presupuestarias, pero el turismo supone un pulmón para las islas. El Ejecutivo de Bauzá tomó posesión tras las elecciones de mayo y en julio presentó al Ministerio de Economía un Plan de Reequilibrio Financiero para el periodo 2011-2013. En 2010 cerró con un déficit del 4%, frente al 2,4% de máximo.

En su intervención el presidente balear quiso lanzar un mensaje de optimismo y confianza en la recuperación a pesar de la difícil situación de la economía tanto en España como en el resto del mundo. "Cada vez que digo cuál es nuestra realidad hay quien ve en ello un mensaje de pesimismo, y yo lo hago con una intención que es todo lo contrario, lo hago desde la responsabilidad, porque creo que es un ejercicio de transparencia informar de cómo están las cosas, y porque creo que los ciudadanos exigen hoy una política transparente, directa, que llame a las cosas por su nombre, y no que disfrace la realidad con según qué intereses", expresó.

Esta situación ha obligado a realizar una reducción de 115 millones de euros en el gasto previsto en el Presupuesto de 2012, unas cuentas que tratan de solucionar las dificultades financieras de la comunidad pero que impulsan "reformas estructurales" para pasar de una economía "fuertemente subvencionada y dependiente del sector público a una economía dinámica y estimulada que asegure el crecimiento".

El Gobierno balear aprobará también una ley de agilización administrativa para los sectores del comercio, el territorio y la actividad industrial, "eliminando rigideces" que impiden crear riqueza. Bauzá se quejó de que el anterior Ejecutivo, presidido por Francesc Antich, paralizó 800 proyectos, parte de ellos por causas medioambientales.