Dos diputados dejan el grupo, y seis firman una carta pidiendo su dimisión

Berlusconi sufre una rebelión entre sus filas

Los problemas se acumulan para Silvio Berlusconi. Dos nuevos diputados del grupo parlamentario de Silvio Berlusconi formalizaron hoy su salida de las filas de la formación del primer ministro italiano para pasarse a la oposición de centroderecha, en medio de la crisis de confianza en el Ejecutivo ante la situación financiera de Italia.

Berlusconi, durante su comparecencia de ayer ante la Cámara de los Diputados, junto al ministro de economía Giulio Tremonti
Berlusconi, durante su comparecencia de ayer ante la Cámara de los Diputados, junto al ministro de economía Giulio Tremonti

La crisis económica no solo amenaza con llevarse por delante la solvencia del Estad italiano. También la de su Gobierno. Dos nuevos diputados del grupo parlamentario de Silvio Berlusconi formalizaron hoy su salida de las filas de la formación del primer ministro italiano para pasarse a la oposición de centroderecha, en medio de la crisis de confianza en el Ejecutivo ante la situación financiera de Italia. Alessio Bonciani e Ida D'Ippolito, hasta ahora diputados del Pueblo de la Libertad (PDL) de Berlusconi pasan a formar parte del grupo de la Unión de Democristianos de Centro (UDC), un cambio que fue oficializado este jueves en el pleno de la Cámara Baja.

Esta deserción dentro de las filas del PDL llega en un momento crítico para el primer ministro, cuya permanencia al frente del Gobierno sigue siendo cuestionada, sobre todo después de que el Ejecutivo no deje de dar muestras de ciertas dificultades para aprobar las reformas económicas que le exige la Unión Europea (UE) para evitar el contagio de la crisis de la deuda.

La oposición en bloque supedita su apoyo a esas reformas a que Berlusconi dé un paso atrás y dimita, una exigencia que los líderes opositores han expresado al presidente de la República, Giorgio Napolitano, en las últimas horas en el marco de consultas llevadas a cabo por el jefe del Estado.

A ello se suma una carta difundida por la prensa y firmada por 6 parlamentarios del PDL -a la que no se descarta que se adhieran nuevas firmas-, en la que se pide a Berlusconi que dé paso a un nuevo Gobierno con una mayoría en el Parlamento más amplia que permita aprobar las reformas económicas que necesita el país. Una de las firmantes, Isabella Bertollini, anunció además que se plantea votar en contra de la aprobación de los presupuestos que se celebrará el próximo martes.

Además, el pasado 29 de septiembre, el día del cumpleaños del primer ministro, Santo Versace, hermano del difunto diseñador Gianni Versace, anunció su salida del PDL por desacuerdos con la formación, sobre todo su apoyo al ministro Saverio Romano, quien ha sido investigado por su supuesta relación con la mafia.

Según los últimos datos que ofrece la Cámara Baja italiana, el grupo de Berlusconi cuenta con 218 diputados, a los que hay que sumar los 59 de la Liga Norte y los 28 de Pueblo y Territorio (donde figuran algunos tránsfugas), para llegar hasta 305 parlamentarios seguros que apoyan al Gobierno frente a una mayoría absoluta de 316.

En frente queda la oposición, que suma, siempre según los mismos datos, 290 diputados entre los 35 de UDC y los 27 de Futuro y Libertad para Italia (FLI), grupos de centroderecha, y los 22 de Italia de los Valores (IDV) y los 206 del Partido Demócrata (PD), en el centroizquierda.

Clave resultan los 35 diputados del Grupo Mixto, donde hay 17 parlamentarios independientes y al que pasarán ahora además 3 antiguos componentes de Pueblo y Territorio que mantienen su intención se seguir apoyando al Ejecutivo.

En el último voto de confianza al que se sometió en la Cámara Baja el pasado 14 de octubre, Berlusconi logró 316 votos a favor frente a 301 en contra.