ârdago a la Unión Europea

Europa busca en las compras de bonos del BCE una salida a la crisis

Draghi preside hoy su primera reunión, sin que se espere rebaja de tipos

El recrudecimiento de la crisis tras el órdago de Grecia acentúa aún más, si cabe, el papel de cortafuegos del BCE. El consenso de mercado no prevé una bajada de tipos en la reunión de hoy, pero ante la falta de munición para frenar el contagio de la crisis sí se esperan novedades sobre la política de compra de bonos, la única vía de actuación efectiva para paliar los riesgos a corto plazo.

El estreno de Mario Draghi al frente del BCE no ha podido llegar en un momento más convulso para Europa. El referéndum griego vuelve a poner en peligro la supervivencia del euro y a falta de un muro de contención efectivo para frenar los efectos nocivos de la crisis, el BCE se erige de nuevo como el único con capacidad de actuación a corto plazo. La reunión de política monetaria de hoy cobra así especial relevancia. Primero por el mensaje de apoyo al euro que se espera y segundo por tratarse de la primera reunión capitaneada por Draghi.

"Sin duda su primera rueda de prensa se analizará con atención para ver si la reacción del BCE cambia con un italiano al timón", explica Nomura. Draghi centrará todos los focos pero son pocos quienes esperan cambios drásticos en el seno BCE. "La lucha contra la inflación está muy arraigada en el ADN de la institución y un cambio de líder no va suponer cambios significativos", añade Nomura.

La mayoría de los expertos, de hecho, no espera ni tan siquiera una bajada de tipos de interés pese a los acontecimientos recientes. "Aunque la probabilidad de un recorte ha aumentado, nuestro escenario base es que Draghi será cauteloso y es poco probable que haga muchos cambios al principio", reconocen desde Barclays, firma que sí espera un recorte de 50 puntos básicos en diciembre. "Para preparar a los mercados indicará que está menos preocupado por los riesgos de inflación", añaden desde Nomura. Y es que no hay que olvidar que a pesar de que los indicadores en la región siguen apuntando a la desaceleración -ayer mismo los índices de actividad manufacturera mostraron contracción por tercer mes consecutivo-, la inflación, principal obsesión del BCE, sigue siendo elevada y la primera estimación para octubre apunta a que el IPC se mantuvo en el 3%.

Más allá de la visión económica o las pistas sobre los tipos el mensaje que realmente se espera hoy del BCE es el del apoyo al euro. "Prevemos algo más de claridad o contundencia respecto a la compra de deuda de países periféricos", comenta Marian Fernández, directora de estrategia de Inversis Banco. "El mercado necesita un mensaje de confianza", añade Mercedes Camacho, de IGF.

Hay quienes incluso pidieron ayer al BCE que se deje de medias tintas y saque toda la artillería. "Necesita salir al mercado, decir que tiene dinero y que, independientemente de la especulación que haya, va a seguir comprando bonos italianos o cualquier otro bono en peligro", comentó ayer Michael Noon, el ministro de Finanzas de Irlanda.

Eso sí, pocos expertos esperan tanta contundencia. "Sería sorprendente tener claridad adicional sobre el programa de compra de bonos", añade Barclays. Muchos entendidos no se sorprenderían si simplemente comenta que el programa sigue en curso, tal y como hacía Trichet, especialmente teniendo en cuenta que el fondo de rescate, el muro de contención del que aspira a disponer Europa, tardará en ponerse en marcha. Aún queda por definirse tanto su configuración como capacidad efectiva, una puesta a punto que el referéndum griego no hace más que ralentizar.

Algunas respuestas que tratará de buscar el mercado hoy se centrarán precisamente en saber cuándo espera el BCE que comience a actuar el fondo de rescate, su capacidad de intervención en el mercado y si compartirá o no esa labor con el BCE, algo que esperan la mayoría de expertos. Está por ver también si el BCE se compromete a comprar cantidades específicas a corto dada la gravedad de la situación actual. Muchas expectativas y mucho riesgo de decepción.

Cédulas

Detalles esperados sobre el programa

En su última reunión el BCE anunció la reactivación de las compras de cédulas, un programa al que destinará 40.000 millones de euros.

Los mercados estarán interesados en conocer si sus compras se centrarán en los mercados de cédulas de los países periféricos. Habrá que ver hoy el grado de detalles que desvela el BCE.

El Tesoro emite hoy hasta 4.500 millones

En plena tormenta financiera en Europa el Tesoro afronta hoy un nuevo reto. Con la prima de riesgo de España en los 363 puntos básicos y el nerviosismo de los inversores a flor de piel por el referéndum anunciado por Grecia, el Estado tratará de captar entre 3.500 y 4.500 millones con la emisión de bonos a tres y cinco años.

El Tesoro acudirá así a los mercados por primera vez desde los acuerdos alcanzados en la UE la semana pasada. El anuncio del plan anticrisis gustó en un principio al mercado y permitió que la prima de riesgo de España cayera al entorno de 312 puntos básicos pero en las últimas sesiones ha repuntado con fuerza para situarse en los 363.

El Tesoro, pese a las enormes turbulencias que han vivido los mercados este año ha conseguido captar financiación siempre. De hecho, ayer comentó en una presentación colgada en la web que ya ha emitido un total de 75.700 millones de euros en bonos a largo plazo, una cifra que representa el 80,5% de la cifra total estimada para el año. En letras, por otra parte, ha colocado 84.000 millones, lo que deja el total emitido en 2011 en 160.000 millones de los 192.000 previstos en los presupuestos. El coste de emisión, por otra parte, sí se ha visto afectado y ha repuntado al 3,98% desde el 2,44% de hace un año. Por otra parte, el coste de la deuda en circulación ha pasado del 3,6% al 3,98% en los últimos 12 meses.