ârdago a la Unión Europea

Revuelta en el Parlamento heleno por la consulta popular

Varios diputados socialistas creen que la votación abocará al país a la quiebra y la oposición reclama elecciones

El anuncio de un referéndum para aprobar las condiciones del rescate en Grecia se ha sentido como un terremoto en todo el continente pero en Atenas, su epicentro, las reacciones al anuncio del primer ministro Yorgos Papandreu no han sido menos airadas que en las cancillerías europeas.

Ayer se conoció el abandono del partido socialista heleno (Pasok) de Milena Apostolaki, diputada contraria a la consulta popular. Su salida deja en mínimos (152 puestos de 300) la exigua mayoría que tiene la formación gobernante en el Parlamento. Anteriormente, la puesta en marcha de medidas de ajuste generaron otras defecciones. En una carta dirigida al presidente del Parlamento griego, Apostolaki señalaba que "el esfuerzo titánico para superar la crisis demanda una aceptación nacional y apoyo social. Un referéndum es un proceso muy divisivo. Deseo mostrar mi categórico desacuerdo con esta iniciativa".

El diario heleno Kerdos informaba a su vez que otra diputada, Eva Kaili, tenía previsto abandonar el Pasok porque estima que la consulta popular "hace posible la quiebra del país". La prensa turca informaba, a su vez, que seis destacados miembros del partido habrían remitido una misiva al presidente del Ejecutivo reclamando la formación de un Gobierno de "salvación nacional".

Fuentes del Pasok fomentaban ayer rumores de que hay más disidentes y se especulaba con una inminente caída del Gobierno.

Papandreu desea celebrar el referéndum para, en caso de que salga aprobado, contar con impulso político suficiente para ejecutar los ajustes. Sin embargo, fuentes gubernamentales indican que el primer ministro no informó de su intención de convocar la consulta popular a su propio ministro de Economía, Evangelos Venizelos.

Entre tanto, el líder del partido de la oposición Antonis Samaras reclamó la celebración de elecciones anticipadas porque se trata de "una necesidad nacional y cada persona debe de asumir sus responsabilidades".