La petrolera suaviza las actas del último consejo para lograr un acercamiento a Pemex

Del Rivero se enfrenta a sus socios de Sacyr al aferrarse al consejo de Repsol

Como muchos temían, Luis del Rivero se lo va a poner difícil a sus socios de Sacyr tras ser expulsado de la presidencia. Aunque la constructora, con un 20% de Repsol, le ha retirado su confianza en el consejo de la petrolera, él ha decidido seguir en el mismo. Solo se le podrá echar convocando una junta.

El primer consejo de Repsol tras la destitución de Luis del Rivero como presidente de Sacyr acabó en sorpresa. Por la mañana, aún cabían dudas de si el empresario murciano, artífice del pacto parasocial firmado con Pemex a finales de agosto, que ha desencadenado un agrio conflicto corporativo, acudiría a la reunión de la petrolera española o dimitiría para ser relevado por su sustituto en la constructora, Manuel Manrique.

La incógnita se disipó poco después de las cuatro de la tarde, cuando Del Rivero entró en el consejo de Repsol, aún como miembro dominical por Sacyr y vicepresidente de la petrolera. Algunos de los presentes aseguran que el empresario murciano se sentó en su sillón, tras saludar a los presentes "como si nada hubiera ocurrido". Su salida de la presidencia de Sacyr, el pasado día 20, fue propiciada por los accionistas disidentes Juan Abelló y Demetrio Carceller, que recibieron la ayuda inestimable del que había sido durante años mano derecha de Del Rivero, Manuel Manrique.

Según una nota publicada por Repsol tras el consejo, la constructora le había remitido una carta, firmada por Manrique, en la que le advertía que Del Rivero ya no la representaba y que carecía de cualquier poder o facultad para actuar en su nombre. Apelando a esta petición, el consejo de la petrolera que preside Antonio Brufau exigió que dimitiera como consejero externo dominical, para ser sustituido, según el deseo de Sacyr, por Manrique. Del Rivero se negó.

El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, se reunió ayer con el ejecutivo de Pemex

REPSOL 11,58 0,52%
SACYR 2,36 -0,76%

Tras su contundente respuesta, el consejo acordó su destitución como vicepresidente de Repsol y miembro de su Comisión Delegada, previo informe de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, cargo para el que fue nombrado Juan Abelló, también vicepresidente de Sacyr. Pero lo que no pudo el consejo de ayer fue arrancarle del sillón, algo que solo es posible si decide presentar su dimisión o por acuerdo de una junta de accionistas, cuya convocatoria de forma extraordinaria puede resultar inevitable.

El empecinamiento del expresidente de Sacyr, que se ha sentido traicionado por Manrique, y su afán por aferrarse al sillón hará más engorrosa la salida del conflicto y resta representación a Sacyr, que contará con un miembro menos en Repsol, en tanto sale Del Rivero. Este marcó la reunión de ayer, que duró más de tres horas, en la que algunos miembros, como el propio Isidro Fainé, vicepresidente primero de Repsol y presidente de La Caixa (tercer accionista con un 12,8%), se abstuvieron de intervenir.

Precisamente, el director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, mantuvo ayer una reunión con Fainé en la sede madrileña de La Caixa. Coppel, que, a diferencia del celebrado en septiembre no participó en el consejo de ayer, está intentando recomponer sus relaciones con los accionistas de la compañía española.

A ello contribuirá sobremanera la decisión de Repsol de suavizar el contenido de las actas (que le fueron entregadas hace varios días) relativas a aquel consejo. Concretamente, según fuentes empresariales, las modificaciones del reglamento y los estatutos, que permitirían la expulsión de Pemex (y por extensión a su socio sindicado, Sacyr) de un consejo en el que participa desde hace 20 años. Esto ha paralizado la impugnación que Pemex había anunciado.

Acciones legales

En Repsol van a estudiar todas las vías para apartar a Del Rivero, sin descartar acciones legales. La Comisión de Nombramientos advierte que debería dimitir en virtud del artículo 16 del reglamento. Este obliga a poner el cargo a disposición del consejo cuando desaparecen las razones por las que se fue nombrado. Ahora se podría demandar a Del Rivero por contravenir el reglamento.

"Me han jubilado", le decía a sus amigos

Solo los más íntimos han tenido acceso a una charla con Del Rivero desde que fue derrocado de la presidencia de Sacyr el jueves. El fundador de la constructora se ha lamentado ante ellos de la traición de su íntimo colaborador Manuel Manrique -que colocó sus dos votos en favor de la dimisión del ya expresidente-, y añadía que los acontecimientos en la empresa le obligaban "a jubilarse".

Quienes conocen al empresario murciano, de 62 años, saben que esta última opción no pasaba por su cabeza. En todo caso, "se tomará un espacio corto de tiempo para pensar bien su estrategia y atacará", sostiene un alto ejecutivo de una firma rival de Sacyr. "Dará mucha guerra", añade otro.

Pero apenas cinco días después que ser borrado de la cúpula de Sacyr, Del Rivero se ha hecho fuerte en el consejo de Repsol. Y en su entorno aseguran que este es solo un primer paso. En los últimos días se ha lanzado el globo sonda con su más que posible retorno al órgano de decisión de Sacyr.

La participación del 12,56% le otorga dos sillones en el consejo de la constructora. Su yerno y consejero delegado de la filial Vallehermoso, Miguel Ángel Peña, y el presidente del Colegio de Economistas de Murcia, Víctor Guillamón, son sus representantes en Sacyr. Del Rivero podría entrar en lugar de cualquiera de los dos.

Entre tanto, el nuevo bloque de poder en el grupo de construcción (Manrique, Carceller, Abelló y las cajas) negocia con Loureda (12,6% de Sacyr) para que se desmarque de Del Rivero, con quien ha sindicado el 27%.

Manrique despide a su director de energía

El nuevo presidente de Sacyr Vallehermoso, Manuel Manrique, ha empezado a tomar medidas drásticas relacionadas con la alta dirección de la compañía. Fuentes solventes aseguran que el pasado viernes, recién expulsado Luis del Rivero, tomó la decisión de despedir a Salvador Font, director general del área de Energía en el grupo de construcción desde 2007.

Procedente de Iberdrola, compañía de la que fue destituido por su presidente, Ignacio Sánchez Galán, Font se convirtió en el auténtico consejero de Luis del Rivero sobre una materia que considera clave: la estrategia a seguir en Repsol. El expresidente de la constructora no acudía a un consejo de la petrolera sin prepararlo antes a fondo con su hombre de confianza.

De hecho, Salvador Font fue muñidor del pacato con Pemex y sonaba cada vez que Del Rivero activaba la petición de un consejero delegado en la participada que lidera Antonio Brufau.

Además de esta baja, Sacyr ha fichado a un gabinete externo para encauzar la Comunicación, área para la que Del Rivero fichó al periodista Ángel Laso. Se trata de Affidávit, firma dirigida por Teresa Morán, esposa del consejero independiente de Repsol y de Testa (filial de Sacyr), Luis Carlos Croissier.