"Ha llegado un nuevo día para Grecia", aseguró

Papandréu dice que Grecia habría "colapsado" sin quita parcial de su deuda

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, aseguró hoy que "Grecia habría colapsado" de no llegar a un acuerdo con sus acreedores privados hoy para condonar parte de su deuda y reducirla hasta el 120% de su PIB en 2020 (frente al 150% que tiene en la actualidad).

"Ha llegado un nuevo día para Grecia, esperemos que también sea un nuevo día para Europa y que lo peor haya pasado", declaró primer ministro griego, Yorgos Papandréu, en una rueda de prensa al término de la cumbre de líderes del euro celebrada hoy en Bruselas. "Esperemos ahora que los mercados reaccionen positivamente", añadió y adelantó que "aún queda mucho trabajo por hacer" como fijar un calendario que guíe todas las decisiones. En opinión de Papandréu, "la reducción de la deuda dará un respiro a los ciudadanos y a la economía real".

Asimismo destacó que es "una buena señala para los mercados y los inversores" que no haya sido necesario "forzar un impago" y se haya podido llegar a un acuerdo con la banca. "Estaremos de vuelta en los mercados incluso antes de lo esperado y dejaremos tras nosotros un país viable y menos dependiente de la deuda", confió el primer ministro, quien aseguró que la ciudadanía griega "quiere reformas y cambios y no elecciones".

Según Papandréu, el acuerdo de hoy asegura "una distribución justa de la carga", algo que en su opinión no ocurría en el acuerdo del pasado 21 de julio, donde la quita que asumieron las entidades privadas se limitó al 21%. Asimismo, afirmó que garantizará la liquidez de la economía griega y favorecerá las exportaciones.

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, quien también compareció en la rueda de prensa afirmó, no obstante, que "no puede imaginar que haya un solo partido en el parlamento griego que no apoye este acuerdo".

El acuerdo se produjo después de horas de intensas negociaciones y en el último momento cuando ya se daba todo por perdido, tras anunciar el director ejecutivo del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), Charles Dallara, que representó al sector privado en las negociaciones de hoy, que no se había llegado a ningún pacto sobre Grecia ni sobre un aumento de su quita.

La canciller alemana, Angela Merkel; la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, se reunieron poco después con los representantes de la banca en los márgenes de la cumbre y cerraron un pacto para hacer sostenible la deuda de Grecia y evitar el contagio al resto de la zona del euro.

El acuerdo sobre la nueva quita helena pone fin a un complejo proceso de negociación. El reajuste del segundo rescate a Grecia de 159.000 millones -109.000 de la UE y del FMI y 50.000 de la banca- es el elemento central del plan europeo para atajar la crisis de la deuda soberana.

Los otros dos pilares del acuerdo fueron pactados primero: una recapitalización de la banca hasta el nueve por ciento del ratio de capital de máxima calidad, para lo que se precisarán 106.000 millones de euros y una ampliación del fondo de rescate hasta el billón de euros.