Respalda mayoritariamente a Merkel de cara a la cumbre

El Bundestag da luz verde a reforzar el fondo de rescate

El parlamento alemán aprobó hoy por amplia mayoría la ampliación del fondo de rescate y otorgó a Merkel el respaldo para negociar en la cumbre europea un plan global que ataje definitivamente la crisis de deuda soberana. El Bundestag apoyó igualmente la moción para que el BCE no compre más bonos.

Un mes después de la primera votación en la que se aprobó la ampliación del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEFF), un total de 503 diputados apoyaron la puesta en marcha de nuevos instrumentos para optimizar ese fondo, mientras que 89 votaron en contra y 4 se abstuvieron.

Merkel recibió, además del respaldo de los partidos de la coalición gubernamental -cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU), así como liberales (FDP)-, el apoyo cerrado de la oposición socialdemócrata (SPD) y verde. Tan solo el grupo parlamentario de La Izquierda y un reducido grupo de disidentes de las filas gubernamentales votaron en contra.

De este modo, la cámara baja del parlamento alemán, el Bundestag, aprobó por abrumadora mayoría una moción favorable a reforzar el fondo de rescate de la zona euro a través del apalancamiento, sin incrementar la aportación de los contribuyentes germanos.

La moción incluye que el Banco Central Europeo ya no necesitará comprar bonos en el mercado secundario y que el fondo de rescate no puede financiarse a través del instituto emisor.

El resultado proporciona a la canciller Angela Merkel el mandato que necesita para negociar en la cumbre de la UE de esta noche en Bruselas.

En su intervención ante la Cámara previa a la votación, Merkel instó a los diputados a apoyar el refuerzo del fondo de rescate de 440.000 millones de euros para crear así un "cortafuegos" que "proteja" del contagio de la crisis griega a otros países.

"Creo que debemos asumir el riesgo de maximizar el fondo europeo de estabilidad financiera, no hay mejor alternativa", sostuvo Merkel, quien advirtió de que Europa se enfrenta a la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

Alemania es el principal contribuyente al fondo de rescate, al que aporta 211.000 millones de euros. La opinión pública germana se ha mostrado muy crítica con la posibilidad de soportar mayores cargas para financiar el rescate de países en dificultades.