Reformará varias comisiones mañana martes en sesión extraordinaria

Manrique convoca el consejo de Sacyr para trazar la estrategia en Repsol

El nuevo presidente de Sacyr, Manuel Manrique, va a reunir el consejo de la constructora mañana martes, en sesión extraordinaria, para acordar la nueva línea de actuación en Repsol. Con Luis del Rivero fuera del órgano de decisión, todo indica que se analizará un programa de desinversiones para reducir deuda. Otro plato fuerte es la adaptación de las comisiones al nuevo marco de poder.

Manuel Manrique y Luis del Rivero, presidente y expresidente de Sacyr, respectivamente
Manuel Manrique y Luis del Rivero, presidente y expresidente de Sacyr, respectivamente

A pesar de las seis horas que duró el consejo del pasado jueves, los notables de Sacyr vuelven a verse las caras mañana martes, según fuentes de toda solvencia, como previa a la reunión ordinaria de octubre fijada para el miércoles por Repsol. La explosiva cita en que se apartó a Luis del Rivero de la presidencia de Sacyr, y del propio consejo, dio para ejecutar el vuelco de poder y volver a discutir sobre el pacto con Pemex. Pero quedaron flecos sueltos.

El consejo conocerá el resultado de la cumbre que el nuevo presidente Manrique, Demetrio Carceller y Pedro del Corro (hombre de confianza de Juan Abelló), mantuvieron el viernes con el primer ejecutivo de Repsol, Antonio Brufau. El trío acudió con bandera blanca para asegurar que Sacyr no es un accionista beligerante y que incluso se plantea una desinversión parcial en la petrolera. De ese modo allanaría la refinanciación de los 4.900 millones que soportan su paquete del 20%.

Todo un cambio de escenario que amenaza con romper el pacto con la mexicana Pemex, por el que se ha sindicado el 29,5% del capital de Repsol. Al respecto, en Sacyr se mantiene que la alianza no perjudica a la participada ni amenaza a Brufau. Pero el primer ejecutivo de Pemex, Suárez Coppel, ha venido a España a conocer de primera mano cómo afectan a la alianza los cambios.

Adaptar los órganos de poder de Sacyr al nuevo escenario, tras el paso del tándem Del Rivero-Loureda a la oposición, es tarea que también urge. Se avecinan cambios en las comisiones ejecutiva, de estrategia e inversiones y, probablemente, en la de nombramientos. Según las mismas fuentes, podría aprovecharse para ello la cita de mañana.

La suelta de lastre para reducir deuda es otro punto caliente de la sesión. El grupo de accionistas formado por Carceller, Abelló y las cajas (NCG, Bankia, Unicaja y BMN), ha venido demandando un plan de adelgazamiento de 1.500 millones sobre los más de 11.000 millones de deuda de Sacyr. La vía más rápida sería la puesta en venta del 5% de Repsol. Una operación que rechazaba de plano el expresidente Del Rivero, pero que se quiere tener ahora en la recámara.

Sacyr negocia con 40 acreedores la refinanciación de su crédito por Repsol. 4.900 millones, de los que unos 1.300 millones corren riesgo de no ser renovados y deberían amortizarse el 21 de diciembre. El director financiero, Fernando Lacadena, ya tuvo que suspender el viernes un encuentro con la banca ante la inesperada salida de Luis del Rivero. Mañana se evalúa el mensaje que debe trasladarse al sindicato bancario.

El retorno de Del Rivero se da por descontado

Luis del Rivero no parece el tipo de ejecutivo retirado que se queda en casa mirando, a través de una web financiera, cómo evoluciona la acción de Sacyr. Fuentes de su entorno aseguran que va a dar la batalla al nuevo bloque de poder que representan el presidente Manrique y los vicepresidentes Carceller y Abelló. El primer paso que se plantea, aseguran, es el retorno al consejo tras verse forzado a renunciar el jueves a su puesto de ejecutivo. Una vuelta sobre la que no hay confirmación oficial.

El empresario murciano tiene el 12,56% de Sacyr a través de las sociedades Rimefor Nuevo Milenio y Actividades Inmobiliarias y Agrícolas, participación que le otorga dos sillones en el órgano de decisión. Uno de esos puestos, que ocupan Miguel Ángel Peña y Víctor Guillamón, puede ser tomado por Del Rivero.

En virtud del pacto parasocial sellado el jueves con la familia Loureda (12,65% de Sacyr) y con el ejecutivo Javier Gayo (1,7%), el trío es ahora primer accionista de la sociedad, desbancando con el 27% a Demetrio Carceller (15,8%). A través del sistema de representación proporcional podrían aspirar a un quinto representante en una junta de accionistas. Sacyr tiene limitado en 19 el número de sillones, por lo que hay una vacante tras amortizarse uno de los dos puestos de ejecutivo.

Fuentes jurídicas comentan que no sería extraño que el consejo, que ahora controlan Carceller, Abelló, Manrique y las cajas, trate de reformar los estatutos en la próxima junta de accionistas. La jugada pasaría por rebajar la representación y cerrar el paso al quinto dominical de Loureda y Del Rivero. Otra posibilidad sería la de incrementar a dos el número de independientes. Pero observadores de la batalla en Sacyr apuntan que eso podría debilitar el actual liderazgo de Carceller y Abelló.

Relevos

En la comisión ejecutiva se dará la presidencia a Manrique, desaparecerá el nombre de Del Rivero, y entrará uno de los representantes de las cajas en sustitución de Ángel López Corona.

En la comisión de estrategia y en la de nombramientos, ambas presididas por Loureda, también habrá vuelco.

El hombre de Abelló

A medida que pasan los días van trascendiendo detalles del consejo en que se fraguó el despido de Luis del Rivero. Fuentes de toda confianza aseguran que fue Pedro del Corro, representante de las sociedades de Juan Abelló, quien pidió que se votara apartar al presidente y fundador de Sacyr.