Necesita 100.000 millones más

Las claves de la recapitalización bancaria

La necesidad de reforzar el capital de la banca es opinión unánime en la UE, en especial como forma de prevenir el impacto de la quita de la deuda griega y su efecto contagio en el conjunto del sector. Pero ha habido serias divergencias sobre cuál debe ser el nuevo umbral de exigencia, aunque al parecer rondará un core Tier 1 del 9% (frente al 5% de los test de estrés de julio), y sobre el tipo de capital que se computa como de primera categoría.

En esta metodología está la clave. Para la banca española, por ejemplo, es vital que Europa admita como capital los bonos convertibles. Es un tema aún no cerrado, pero que puede ahorrar al sector miles de millones de nuevo capital, y puede permitir a algunas entidades superar el examen con más facilidad.

Otro asunto espinoso es la evaluación que se haga de la cartera de deuda soberana. Tras una semana de baile de cifras, en la que se llegó a hablar de un descuento para los bonos españoles de hasta el 20%, gana fuerza al opción de valorar la deuda a precio de mercado. Esto supondría descuentos del 2% en la deuda española, lo que hace más manejable la situación. La estimación preliminar de capital para los grandes bancos es de 100.000 millones de euros, a falta de definir los detalles para su cálculo.