El Ejecutivo considera evidentes las medidas anticrisis que ha adoptado

España, satisfecha al verse fuera del foco de presión de la UE

El Gobierno español está satisfecho por el hecho de que las cumbres de la UE y de la eurozona celebradas hoy en Bruselas hayan alejado a España del foco de los países que aún deben hacer sus deberes para hacer frente a la crisis económica en general y a los problemas de déficit en particular.

Fuentes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero han subrayado a Efe que las diversas intervenciones de los dirigentes europeos y de los representantes de las instituciones de la UE han dejado claro que no incluyen a España en el mismo paquete que otros países como Italia.

Citan por ejemplo, las palabras del presidente francés, Nicolás Sarkozy, en las que, en rueda de prensa, ha asegurado que España ya no se encuentra en primera línea de los problemas económicos y financieros de la zona euro.

Sarkozy ha explicado que eso ha sido gracias a los "enormes esfuerzos del Gobierno del señor José Luis Rodríguez Zapatero y el sentido de la responsabilidad de la oposición del señor Mariano Rajoy".

El Ejecutivo español considera evidentes esos esfuerzos que ha realizado para aplicar un plan riguroso de medidas contra la crisis, pero recuerda que no es precisamente colaboración lo que ha encontrado en el Partido Popular.

De hecho, subrayan que esta fuerza política no apoyó las medidas aprobadas en mayo de 2010, que supusieron recortes en el sueldo de los funcionarios y la congelación de las pensiones, y que salieron adelante por un solo voto en el Parlamento gracias a la abstención de los diputados de CiU, Coalición Canaria y UPN.

La canciller alemana, Ángela Merkel, en la misma comparecencia que Sarkozy, no ha hecho hoy alusión a España, pero ayer señaló que aunque este país había hecho mucho, tendría que hacer probablemente más para lograr recuperar la confianza de los mercados.

El Gobierno español considera que con esas palabras hacía referencia a los esfuerzos lógicos que habrá que seguir realizando en los presupuestos de 2012 y 2013, pero que en ningún caso se trataba de un "tirón de orejas" a España.

Además, el Ejecutivo de Zapatero ha querido dejar claro que España ya ha hecho un esfuerzo adicional para reducir el déficit y cumplir sus compromisos.

Frente a las palabras de Sarkozy sobre España, él y Merkel se han reunido en Bruselas en privado con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para pedirle que acelere las reformas económicas con el fin de evitar un agravamiento de la crisis.

A la presión sobre Berlusconi se sumó también hoy el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, quien se vio con Berlusconi antes de reunirse con el resto de líderes.

El objetivo de la entrevista, según fuentes comunitarias, era pedir a Roma más decisión en la aplicación de medidas de lucha contra la deuda.

Todo ello, a juicio del Gobierno español, diferencia claramente la visión que existe en Bruselas y entre los líderes europeos en torno a las actuaciones económicas de España y de otros países como Italia.