El diario 'News of the World' pinchó su móvil

Murdoch paga 2,3 millones a la familia de una víctima por las escuchas

El grupo mediático News International pagará dos millones de libras (2,3 millones de euros) a la familia de Milly Dowler, la niña asesinada en 2002 por un pederasta a la que el desaparecido dominical "News of the World" pinchó el móvil, según confirmó hoy el presidente de la compañía, Rupert Murdoch

La noticia, publicada en julio, de que Milly Dowler fue una de las víctimas de las escuchas ilegales de ese tabloide británico, propiedad de Murdoch, desencadenó su cierre y la detención de más de quince personas, en su mayoría periodistas y directivos de la publicación.

La familia de Milly Dowler ha llegado a un acuerdo con el grupo de comunicación News International, propiedad de Murdoch, a pesar de que sus abogados exigieron a la compañía 3,5 millones de libras (unos 4 millones de euros).

El acuerdo anunciado hoy y negociado durante semanas incluye también la cantidad de un millón de libras (unos 1,2 millones de euros) como donación a una organización benéfica elegida por la familia.

Los padres de Milly Dowler explicaron hoy, en un comunicado conjunto con News International, que "nada de lo que se ha acordado traerá nunca de vuelta a Milly o borrará los traumas de su desaparición".

Sin embargo, la familia considera que la única manera de rendir un tributo a su hija ha sido la donación de un cantidad sustanciosa a una organización benéfica en memoria de Milly.

No es la primera vez que el grupo de comunicación implicado en las escuchas ilegales indemniza a algunos de los afectados, como ocurrió el pasado mayo con la actriz británica Sienna Miller, que aceptó 100.000 libras (unos 115.000 euros) como acuerdo extrajudicial.

Sin embargo, la cantidad ofrecida por News Internacional a la familia de la niña asesinada es la más alta registrada en este caso, que puso de manifiesto las prácticas ilegales del tabloide, así como sus estrechas relaciones con la policía británica, cuyos dos de sus mayores responsables han dimitido tras el escándalo.

Milly Dowler desapareció, a la edad de 13 años, en marzo del 2002 cerca de su domicilio en Walton-on-Thames, en el condado inglés de Surrey, y sus restos fueron hallados seis meses más tarde en un lugar remoto en Yateley Heath, en el condado de Hampshiere.

Durante su desaparición, detectives contratados por News of The World escucharon y borraron los mensajes de voz del móvil de la niña, lo que hizo que sus padres creyeran que estaba viva.

Levi Bellfield, portero de discoteca, fue condenado a principios de año por el asesinato de la niña.