A fondo

Apple se hace 'trampas' en el solitario de sus cuentas

Raros, extraños, sorprendentes, misteriosos, decepcionantes... estos fueron algunos de los calificativos que ayer revolotearon en los medios especializados y en la comunidad financiera tras la presentación de las cuentas de Apple de su cuarto trimestre fiscal. Lo cierto es que la compañía de la manzana hizo cosas que no son habituales, rompiendo comportamientos tradicionales, en la primera presentación de resultados tras el fallecimiento de Steve Jobs y bajo el mando ya de Tim Cook, consejero delegado de la firma desde final de agosto.

Así, Apple registró entre julio y septiembre un beneficio de 6.620 millones de dólares, un 54% más que en el mismo periodo del pasado año. De igual forma, alcanzó una ganancia por acción de 7,05 dólares, en este caso, por debajo de las previsiones de los analistas. Primera sorpresa, Apple siempre suele hacer estimaciones conservadoras que le sirven para batir los pronósticos del mercado. No sucedía una situación de incumplimiento de previsiones desde 2002.

Segunda sorpresa. Apple registró unos ingresos de 28.300 millones de dólares, un 39% más, convirtiéndose en el mejor cuarto trimestre de la historia. Sin embargo, el mercado esperaba un volumen de negocio próximo a 29.400 millones. Es decir, también incumplió.

APPLE INC. 156,81 -3,17%

Tercera sorpresa. La compañía vendió 17,1 millones de unidades del iPhone, por debajo de las previsiones del mercado y lejos de las 20,3 millones de unidades del popular smartphone que se vendieron en el trimestre anterior. Diversos analistas coincidieron en asegurar que muchos compradores frenaron sus intenciones de adquirir este móvil hasta que saliera el nuevo modelo, el iPhone 4S. Claro, no ha llegado hasta octubre, por lo que se ha quedado fuera del trimestre. Esta unidad de negocio es clave porque aporta en torno al 38% de los ingresos del grupo.

Cuarta sorpresa. El grupo lanzó una previsión para el trimestre en curso (el más importante del año al incluir la campaña navideña) de que alcanzaría unos ingresos de 37.000 millones de dólares con un beneficio por acción de 9,30 dólares. En este caso, Apple batía con sus estimaciones a los pronósticos del conjunto de los analistas, que vaticinan para el periodo entre octubre y diciembre unos ingresos de 36.700 millones de dólares y un beneficio por acción de 9 dólares. Solo los más viejos del lugar recuerdan cuándo fue la última vez en que Apple fue más optimista que el mercado en sus estimaciones trimestrales.

Para cumplir estas previsiones, Apple confía en batir su récord histórico de ventas del iPhone. En una call conference con analistas, Tim Cook recordó que solo en los tres primeros días de comercialización del nuevo iPhone 4S se vendieron cuatro millones de unidades.

En cualquier caso, este escenario de sorpresas y decepciones trajo el desasosiego a las Bolsas y las acciones de Apple cayeron más de un 6,7% en los mercados fuera de hora. En la sesión de ayer llegaron a caer más de un 5%. Tampoco es una tragedia, porque los títulos de la compañía batieron este lunes su máximo histórico, sobrepasando la cota de 426 dólares. Y todo tras una revalorización anual, hasta la sesión bursátil del miércoles, superior al 30%, que convertía a Apple en la empresa más capitalizada del mundo por encima de ExxonMobil. La lucha entre ambas por ese liderazgo seguirá en las próximas semanas.

Lo que no supuso ninguna sorpresa fueron los 108.249 millones de dólares que la empresa registró en términos de ingresos en su ejercicio fiscal. Unos números que están llevando a Apple a competir con HP y Samsung por el liderazgo del ranking de empresas tecnológicas por volumen de negocio. La cifra es un 66% superior a los 65.225 millones del año anterior.

En enero de 2010, al presentar las cuentas del primer trimestre fiscal, Steve Jobs aseguró que al anualizar los ingresos de ese trimestre, "es sorprendente que Apple sea ahora una compañía de 50.000 millones de dólares". Vista la evolución del grupo, Jobs se quedó muy corto.

Además, la firma elevó sus beneficios netos en un 85%, hasta superar los 25.900 millones de dólares.

La empresa más rica

Esta evolución ha permitido a Apple consolidarse como la compañía más rica. La empresa cerró su ejercicio fiscal con más de 81.600 millones de dólares entre tesorería, inversiones a corto plazo e inversiones a largo plazo. Como dato comparativo, Google tenía una posición en estas magnitudes de 42.000 millones, prácticamente la mitad. Asimismo, como cambio en el perfil de tesorería, Apple redujo su liquidez e inversiones similares pasando de 11.261 millones hace un año a 9.815 millones al cierre del término de septiembre, mientras que las inversiones en productos financieros a largo plazo se han disparado en un año de 25.391 millones a 55.618 millones. Ante semejante fortuna, las cuestiones de los analistas sobre si Apple pagará dividendos o recomprará acciones propias volvieron a ponerse ayer sobre la mesa. Y Tim Cook, como ya hiciera Steve Jobs a lo largo de los últimos años, mantuvo su posición contraria. Al menos, por el momento, no hay cambios.

Además, Apple dio nuevas líneas sobre cómo está cambiando el negocio informático, llegando a señalar que los tablets serán un mercado mayor que el de los PC. De momento, la empresa puede presumir de haber vendido 11,1 millones de unidades de su iPad entre julio y septiembre, casi el triple que hace un año. Si se cumplen estas estimaciones, los inversores pueden estar tranquilos, las sorpresas serán solo pasajeras.