La coreana vende 20 millones de Galaxy SII en seis meses

Samsung pide la suspensión de la venta del iPhone en Australia y Japón

Nueva batalla en la escalada bélica entre Samsung y Apple. La empresa coreana reclamó hoy que se paralice la venta del iPhone en Australia y Japón, apenas tres días después de que una juez del tribunal federal de Sidney confirmase la prohibición de venta de la tableta Galaxy Tab 10.1 de la asiática. Mientras, Samsung confirmó hoy que ha vendido en menos de seis meses desde su estreno 20 millones de unidades de su 'smartphone' Galaxy S2II.

Imagen del iPhone 4S, en octubre de 2011.
Imagen del iPhone 4S, en octubre de 2011.

Samsung ya anunció el día después de que fuese presentado que trataría de vetar la venta del iPhone4S en Francia e Italia, asegurando que infringía sus patentes. Ese día anunció acciones legales contra la empresa de Steve Jobs por violación de patentes referidas a la telefonía móvil. La firma explicó que las denuncias se interpondrán en juzgados de Francia e Italia, "aunque no descartamos extenderla a otros países", dijo entonces a CincoDías un portavoz del fabricante surcoreano.

Hasta el momento, Apple ha conseguido la suspensión temporal de las ventas del Galaxy Tab 10.1, la última tableta de Samsung, en Alemania y Australia.

Por su parte, Samsung sostiene que Apple ha copiado tecnologías de transmisión de datos de 3G, aunque el pasado viernes un tribunal holandés rechazó sus demandas para que se prohibiera la venta del iPhone 4 y del iPad 2, ya que los estándares que reclama suyos (UMTS y HSUPA) son de dominio público por un acuerdo internacional.

La compañía, eso sí, parece hacerlo bien con el iPhone en el mercado. Samsung ha vendido en menos de seis meses desde su estreno 20 millones de unidades de su "smartphone" Galaxy S2, según sus datos. El éxito del último modelo de su serie Galaxy, presentado el 29 de abril en Corea del Sur y poco después en Japón, Europa y Estados Unidos, ha servido para que Samsung se posicione como el segundo fabricante de smartphones del mundo, solo por detrás de Apple. Los datos, que se refieren a las unidades que Samsung ha enviado a los operadores de telefonía en todo el mundo y no al número de aparatos en manos del público, muestran la rápida evolución del fabricante surcoreano en el rentable nicho de mercado de los smartphones.

Asimismo, Samsung dijo que ha vendido más de 10 millones de unidades de la primera versión del Galaxy S, lanzado el pasado año, al tiempo que presentará esta semana un nuevo teléfono con la última versión del sistema Android de Google para contrarrestar la llegada del iPhone 4S poco antes del período navideño.