Del Rivero confía en refinanciar con éxito

Los accionistas críticos de Sacyr exigen un plan de venta parcial de Repsol

El consejo del miércoles de Sacyr sirvió para acentuar el choque entre accionistas y enturbiar más la posición de la constructora en Repsol. La venta parcial del paquete en la petrolera, si no se logra refinanciar el 100% del crédito de 4.900 millones, genera máxima tensión. Los consejeros más críticos optan por esta solución. Del Rivero y los suyos se oponen.

Al presidente de Sacyr y a los accionistas disconformes con su gestión, en lo que toca a la participación en Repsol, no les faltan argumentos para discutir. Y uno de los asuntos más peliagudos sobre la mesa es el de la refinanciación del crédito de 4.900 millones que sirvió a la compañía para ascender hasta el 20% de la petrolera.

El próximo vencimiento de la totalidad de ese préstamo, el próximo 21 de diciembre, tiene nervioso a más de la mitad del consejo. Luis del Rivero pone la mano en el fuego al asegurar que la refinanciación, que arrancó formalmente la semana pasada, culminará con éxito.

Enfrente, el cuarteto de cajas con un 12,1% de Sacyr; Demetrio Carceller, con el 15,89%, y Juan Abelló, en cuyo poder está el 9,62% de la empresa, reclaman que se active un plan alternativo en el que se contemplaría la desinversión de la porción de Repsol que fuera necesaria para cubrir posibles amortizaciones.

En el consejo se ha sondeado la idea de colocar hasta un 5% de la petrolera

REPSOL 14,57 3,15%
SACYR 2,55 1,43%

Fuentes cercanas al consejo aseguran que en el peor de los escenarios se tendría que vender el 5% de la petrolera, lo que equivale a 1.284 millones a precios de mercado. El hecho, según argumentan esas fuentes, es que los bancos no quieren papel de Repsol como moneda de cambio. La amortización debería realizarse en metálico, lo que representa una mala noticia para Sacyr a la vista de las minusvalías latentes de su participación. La empresa compró a una media de 26,7 euros por título a finales de 2006 y Repsol cerró ayer en 21 euros.

La dirección financiera de Sacyr trabaja directamente con el Santander en la renovación del préstamo. El banco de Emilio Botín, líder del consorcio de más de 40 entidades, se ha dirigido al resto para pulsar la disposición a renovar.

Esa misma labor de sondeo había sido realizada ya por la alta dirección de Sacyr en encuentros unilaterales con numerosos bancos y la percepción es que más de dos tercios del crédito estaría cubierto por los mismos prestamistas.

Como se ha venido informando en las últimas semanas, las dudas residen en la posición de firmas duramente afectadas por la crisis, como son Citibank, distintos bancos portugueses y las cajas españolas intervenidas.

Desde Sacyr se ha venido insistiendo en que sus acreedores han recibido hasta el último euro por los intereses durante los cinco años de vida del crédito. La factura anual que soporta Sacyr por el préstamo ronda los 280 millones.

Posición negociadora

La intención de Luis del Rivero de diferir en el tiempo una decisión sobre el paquete del 20% en Repsol tiene que ver con la propia negociación de la renovación de los créditos. El presidente y sus partidarios consideran que la última opción es sacrificar parte de Repsol perdiendo dinero. A su juicio, darse por vencido de antemano dejaría a Sacyr en posición de absoluta debilidad en el tira y afloja con los acreedores.

Sin embargo, la desinversión parcial es una opción que se maneja desde lejos; siempre como alternativa a posibles problemas de refinanciación. En el informe de 2010 Sacyr calificó su participación del 20% en Repsol como "estratégica y permanente", pero reconoció que afrontaría cualquier amortización parcial del crédito con la venta de acciones de Repsol, "que se ejecutaría mediante una colocación global o colocaciones privadas parciales".

Este y otros asuntos espinosos deberían ir a un consejo extraordinario que las cajas están por la labor de pedir para antes del 20 de octubre.

La gira de Suárez Coppel por los medios mexicanos

El director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, siguió protagonizando ayer páginas en la prensa mexicana hablando de su posición en Repsol, según recogió Efe. Uno de los titulares es que se mantiene en la tesis de emprender acciones legales contra la decisión del último consejo de Repsol de privar a Pemex de su derecho de voto. "Un consejero no puede quitarle el voto a otro consejero", comentó al diario La Jornada. El ejecutivo aclaró a Radio Red que su compañía no planea una opa. Y lanzó un dardo a Brufau al recordar que en los últimos cinco años Repsol ha subido un 2% en Bolsa, por el 30% de algún competidor.

En Enfoque ofreció su convencimiento de que hay una "probabilidad muy alta" de que Sacyr mantenga su participación, "si no, no habría acuerdo". El pacto entre Pemex y Sacyr tiene cláusulas suspensivas relacionadas con la financiación de ambos socios.