Recorta las previsiones de crecimiento global

Goldman Sachs prevé que España vuelva a la recesión en 2012

Goldman Sachs da otro golpe a las expectativas internacionales. El servicio de estudios del banco de inversión prevé que la economía española caiga dos décimas en el último trimestre de 2011 y se contraiga otro 0,2 % en el primero de 2012 y recorta las previsiones de crecimiento de la economía internacional hasta el 3,8%, frente al 3,9% anterior.

Un peatón pasa por delante de la sede de Goldman Sachs en Nueva York.
Un peatón pasa por delante de la sede de Goldman Sachs en Nueva York.

Goldman Sachs estima que España terminará el próximo año con una caída de la economía del 0,4 %, frente a la previsión del Gobierno de que crezca el 2,3 %.

De acuerdo con las proyecciones de la entidad, Italia también entrará en recesión al mismo tiempo que España y la zona euro, y concluirá el 2012 con un retroceso económico del 0,4 %

El banco de inversión cuenta con que la economía internacional crezca menos de los esperado anteriormente.La entidad había vaticinado un crecimiento del 3,9% y el 4,2% para 2011 y 2012. Las cosas han cambiado, según un informe emitido ayer. Ahora, la entidad financiera espera una expansión del 3,8% este año y un 3,5% el que viene.

La crisis de la deuda soberana en Europa y la amenaza de una recesión en la economía estadounidense han amedrentado a los mercados. Este miedo ha provocado que se hayan desvanecido 13 billones de dólares de los emrcados de renta variables desde mayo, según un cálculo llevado a cabo por la agencia Bloomberg. Esta situación puede tener consecuencias graves para los motores de la economía europea. "El progresivo deterioro de la situación en la zona euro nos ha llevado a rebajar nuestra previsión para el PIB global de manera significativa", aseguraron los economistas Jan Hatzius y Dominic Wilson, autores del informe. "Durante los próximos trimestres esperamos una suave recesión en Alemania y Francia, y un retroceso más profundo en la periferia de la eurozona".

De esta manera, Goldman espera que la zona euro se expanda un 0,1% en 2012, una rebaja considerable respecto del 1,3% esperado anteriormente. Para este año el crecimiento deberá alcanzar el 1,6%. El banco de inversión también ha rebajado sus previsiones para el euro, al que fija en 1,38 por cada dólar. Su anterior previsión estaba en 1,4. En la mañana del martes, la divisa europea cotizaba a 1,32 cada billete verde. Las previsiones para EE UU son algo mejores. La economía del país norteamericano se expandirá el 1,7% este año y otro 1,4% el siguiente, frente al 2% manejado con anterioridad.