Reconoce que incumplirá los objetivos de déficit para 2011 y 2012

Atenas aprueba otro drástico programa de recortes

El Gobierno griego reconoció hoy que no cumplirá en 2011 y 2012 los objetivos de déficit marcados por la UE y el FMI, al aprobar hoy medidas adicionales de austeridad por valor de 6.600 millones de euros y anunciar la reducción inmediata del sector público como preludio de despidos.

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, a su llegada a la reunion del Gabinete el 2 de octubre, en Atenas.
El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, a su llegada a la reunion del Gabinete el 2 de octubre, en Atenas.

Grecia no consigue salir de su laberinto. Su Gobierno reconoció anoche que incumplirá los objetivos de déficit marcados por la UE y el FMI en 2011 y 2012. El Ministerio de Finanzas informó que la contracción de la economía será este año mayor de la esperada, pues se irá al 5,5%, frente al 3,8% previsto hasta ahora. En 2012, el PIB retrocederá, previsiblemente, un 2%. También se corrigieron las previsiones del déficit, que cerrará este año en un 8,5 % del PIB, en vez del 7,6 % fijado por la UE y el FMI, y tras el 10,5 % de 2010. Para 2012, se prevé que el déficit alcanzará el 6,8 % del PIB, según los nuevos cálculos.

Así las cosas, al Gobierno no le ha quedado otra que lanzar el enésimo plan de ajuste de gastos. Esta vez, con medidas de ahorro de gastos por importe de 6.600 millones de euros que incluyen el recorte en 30.000 funcionarios su sector público este mismo año y ponerlos situación de espera de ser despidos o recontratados, con el objetivo de ahorrar 300 millones de euros hasta fines de 2012.

"Las cifras fiscales básicas para los Presupuestos de 2012, como los puntos que cierran los presupuestos de 2011, se discutieron extensamente con la troika", integrada por los inspectores de la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE), señaló el Ministerio griego de Finanzas.

El portavoz oficial, Ilias Mosialos, aseguró, por su parte, que la decisión tomada anoche "es el resultado de largas y difíciles negociaciones con la troika, la cual insistió en que la reserva debería ser la cámara anterior a los despidos, y no un paso previo a la jubilación adelantada".

Grecia está a la espera de que los inspectores de la troika elaboren un informe sobre los esfuerzos que hace el país para corregir su enorme déficit, que cerró en un 10,5% del PIB en 2010 y que tiene una deuda pública que supera el 155% del PIB. De ese informe depende que la zona del euro y el FMI entregue a Grecia antes de fines de octubre el sexto tramo, de 8.000 millones de euros, del primer rescate de 110.000 millones concedido en mayo de 2010 para intentar salvar al país helénico de la quiebra.