TRIBUNA

La realidad de Capital Riesgo Madrid

El pasado lunes, este diario publicaba una información sobre Capital Riesgo Madrid con contenidos que no se ajustan a la realidad y que me gustaría aclarar a todos los lectores.

El proceso iniciado por la Comunidad de Madrid para la venta de las acciones en Capital Riesgo Madrid responde exclusivamente a las medidas de austeridad emprendidas por el Gobierno regional desde 2008, y en particular, al mandato legal de racionalización del sector público empresarial contemplado en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para 2011 que fue aprobada el pasado mes de diciembre. Esta ley contempla una reducción sustancial de la estructura del sector público regional, que afecta a 19 entidades públicas y 83 órganos colegiados, entre ellas, la participación en Capital Riesgo Madrid. La venta de las acciones de Capital Riesgo Madrid se realizará próximamente mediante subasta y el procedimiento estará sometido a los principios de publicidad, concurrencia y transparencia.

Desde el inicio de su actividad, Capital Riesgo Madrid ha invertido y apoyado a 50 empresas madrileñas en sus procesos de desarrollo, y se han realizado desinversiones en 31 empresas, con un 45% de ratio de éxito, es decir, de retorno positivo en las ventas, que ha permitido volver a reinvertir en nuevas empresas a lo largo de estos años. La entidad gestora que tiene encomendada la Administración del fondo desde hace 11 años permanecerá en esas mismas funciones tras el proceso de subasta de las acciones.

Capital Riesgo Madrid ha registrado beneficios durante varios ejercicios, como se desprende de sus cuentas auditadas, si bien en los dos últimos años se han tenido que dotar importantes provisiones por el deterioro de activos, derivadas de la adaptación a la nueva normativa aplicable en valoración de activos y atendiendo al necesario principio de prudencia. Todo ello derivado de la propia naturaleza de la actividad que desarrolla y del tamaño de empresas a las que apoya, es decir, pequeñas y medianas empresas, que son las que se han visto más afectadas por el impacto de la crisis económica en la evolución de sus actividades y por las dificultades de acceso a financiación bancaria. Por tanto, las pérdidas contables reflejadas en los últimos ejercicios lo son mayoritariamente en concepto de provisiones y, por lo tanto, en parte recuperables a futuro, y no son el resultado de minusvalías en desinversiones.

Capital Riesgo Madrid no cuenta con ningún empleado y los consejeros no perciben remuneración alguna. Para realizar su actividad, la sociedad tiene encomendada su gestión, dirección y administración a Avanza Inversiones Empresariales SGECR (sociedad gestora especializada y registrada en la CNMV, 100% participada por el grupo Bankia) a la que abona los correspondientes gastos de gestión, fijados a niveles de mercado.

La operación que se destacaba en el artículo del pasado lunes, referente a la productora Máscara Films, fue aprobada por parte de Capital Riesgo Madrid para financiar la producción de la película La conjura de El Escorial junto a otro grupo de entidades financieras privadas en forma de créditos participativos y avales (que no supone una participación directa en el capital). En esa ocasión, también otras entidades públicas estatales como Enisa o el ICO facilitaron financiación para la citada producción.

Es unánime la opinión de que las herramientas de capital riesgo canalizan los recursos públicos en apoyo a las pymes de una forma mucho más eficiente que las subvenciones a fondo perdido, ya que por cada euro invertido se generan diez euros de capital privado adicional, se consigue un compromiso mayor de las pymes durante la participación temporal en las mismas y se pueden generar nuevos recursos tras desinvertir para apoyar nuevas empresas.

Todo ello no es óbice para que, en momentos de crisis y de restricciones presupuestarias, todas las Administraciones estemos obligadas por responsabilidad a mantener una política de máxima austeridad, eliminando actividades no esenciales, optimizando recursos y fijando claramente las prioridades del gasto: es lo que están haciendo todas las familias y las empresas en estos momentos tan delicados que atraviesa España, y es lo que llevamos practicando desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid liderado por Esperanza Aguirre desde 2008.

Eva Piera. Viceconsejera de Economía de la Comunidad de Madrid