Quince compañías han optado ya por recortar la retribución

¿Son sostenibles los dividendos de las empresas del Ibex?

Durante la peor crisis que se recuerda, 22 empresas del Ibex tienen previsto repartir entre sus accionistas este año más del 50% de sus beneficios en dividendo. ¿Es sostenible este ritmo o ha llegado el momento de apretarse el cinturón?

En tiempos de volatilidad, el dividendo es el rey. Eso dice, al menos, una máxima bursátil muy extendida, según la cual un rendimiento seguro y regular ayuda a aliviar las penas de las caídas bursátiles. Y hay muchas compañías que siguen al pie de la letra este precepto; el Ibex 35 está plagado de ellas.

Eso no impide que el selectivo español acumule una caída cercana al 13,5% en lo que va de año y que algunas de las compañías que peor lo han hecho desde el arranque del ejercicio encabecen el ranking de generosidad con los inversores. Mediaset es el mejor ejemplo. Lleva un 47% de caída en Bolsa, pese a que cuenta con un pay-out o porcentaje del beneficio que se destina a remunerar al accionista previsto para este año del 92% y da una rentabilidad por dividendo cercana al 9%. Telefónica es otro caso: 16% de retroceso, 95% de pay-out y una rentabilidad superior al 11%.

¿Qué significa ese comportamiento? Siempre se puede decir que peor les hubiera ido sin tantos dividendos, pero también puede tener otras implicaciones.

Y más en estos momentos de crisis financiera mundial. Los llamamientos a la cordura de instituciones como el Banco Central Europeo y el Banco de España en forma de peticiones a los bancos para que recorten sus dividendos han sido constantes. ¿Tiene sentido que las entidades financieras estén devolviendo dinero a sus accionistas mientras se lo piden por otras vías para cubrir sus necesidades de capital?

También las compañías no financieras viven esta disyuntiva, no porque deban recapitalizarse, sino porque varias tienen deudas muy abultadas que ya han puesto en guardia a las agencias de calificación.

Para unas y para otras, la elección es clara: recapitalizarse, rebajar la deuda e invertir en negocio, o remunerar al accionista.

Por ahora, gana lo primero. Sin grandes dramas ni alarmas, trece compañías del Ibex han rebajado su dividendo por acción entre 2007 y 2010, según los datos históricos recogidos por FactSet, y ocho entidades (entre ellas, seis del grupo anterior) han pagado en el pasado o pagarán este año parte del dividendo en acciones. El resultado de todo ello es que quince empresas han recortado de forma efectiva el dividendo desde 2007, ya sea porque pagan menos o porque parte lo hacen en acciones. Y para 2011, el consenso del mercado prevé que nueve firmas reduzcan aún más su dividendo.

Sacyr se lleva la palma de las reducciones entre 2007 y 2010; un 100% de recorte, de hecho, porque en 2009 directamente dejó de pagarlo. Eso sí, lo ha recuperado este año, aunque en una cuantía mucho más reducida. Gamesa, Mediaset, Popular y Sabadell son los siguientes de la lista por intensidad de la rebaja, todos ellos con ajustes superiores al 45%.

A esta situación se suma la moda de pagar parte del dividendo en acciones, una tendencia cuestionada por algunos analistas e inversores. La operativa consiste en que se cambia un pago en efectivo por una ampliación de capital liberada, así que el accionista tiene que elegir entre vender los derechos que le dan y diluirse (su porcentaje de participación será menor) o quedarse las acciones, mantener la inversión que tenía y no ingresar un euro. "Esta opción perjudica sobre todo a los grandes accionistas; o acuden a la ampliación o pierden porcentaje", explica Luis Benguerel, director de renta variable y derivados de Interbrokers. Uno de los casos más llamativos es el del ACS en Iberdrola, por ejemplo.

Para las empresas, sin embargo, es un claro ahorro. La ampliación de capital es gratis para ellas y solo tienen que pagar a los accionistas que vendan directamente a la compañía los derechos. Y suele ser una minoría.

En los últimos años, son ocho compañías del Ibex las que se han sumado a esta moda. Todos los bancos menos el Sabadell lo han hecho, más Gas Natural, Iberdrola y Gamesa.

Sin embargo, estos recortes del dividendo no impiden que 22 compañías del Ibex tengan previsto repartir este año más de la mitad de sus beneficios en forma de dividendo. Ferrovial, Acciona, Telefónica, Mediaset y BME están los primeros en la lista del pay-out, con porcentajes que rozan o superan el 90% en todos los casos. Y eso las convierte en inversiones atractivas, sobre todo cuando se compara su rentabilidad por dividendo con la renta fija o los depósitos a un año: "En momentos de caídas importantes en el mercado, como las vistas en las últimas semanas, los valores con rentabilidad por dividendo atractiva deberían aportar cierto carácter defensivo y acabar teniendo mejor comportamiento", explica Covadonga Fernández, analista de Selfbank.

Pero también presentan un riesgo. ¿Son sostenibles estos dividendos o es posible que se reduzcan y no cumplan las previsiones o las promesas? ¿Es más, sería conveniente que se recortaran y así las compañías tuvieran más fondos para fortalecer sus balances?

Los analistas prefieren no dar demasiados nombres concretos, pero la posibilidad de que haya nuevos recortes en el dividendo de empresas del Ibex está encima de la mesa. "Huiríamos de aquellas compañías con fuertes necesidades de inversión e ingresos muy ligados al mercado español. El sector bancario, aunque no todos los valores, es candidato a recortes de dividendo. El incremento previsto de la morosidad, la presión en márgenes de intereses y el aumento de las provisiones deberían mermar la generación de caja de muchas compañías del sector; Banco Sabadell sería nuestro principal candidato a anunciar recortes", añade Covadonga Fernández.

La apuesta de Benguerel es muy parecida. El sector financiero está el primero de la lista de los recortes, aunque cree que los grandes bancos aguantarán (aunque sea a costa de cambiar dividendo por ampliaciones) más que los pequeños o medianos.

También hay otros nombres que llaman la atención, como Ferrovial o Acciona, con una previsión de pay-out para 2011 claramente por encima del 100%, lo que significa que pagarán al accionista una cifra muy superior a su beneficio anual. En este caso, los expertos tienen menos dudas. Puede que se vean obligados a reducir el dividendo en un momento dado, pero su trayectoria de tratar bien al accionista seguirá imponiéndose, consideran.

Y luego está Telefónica, con un pay-out previsto cercano al 100% tras subir la remuneración sin falta año tras año y presionada por la necesidad de invertir y recortar su deuda, como puso de manifiesto Standard & Poor's en su última rebaja del rating de la compañía, que acaba de ser emulada por Fitch. Bernstein, por ejemplo, lo tiene claro: el dividendo de Telefónica es insostenible más allá de 2012. Otros expertos apuntan a que incluso sería bueno que lo rebajara, ya que dispondría de fondos para competir mejor en el mercado español y podría aprovechar las oportunidades que ofrece la crisis para comprar compañías a buen precio. La operadora, sin embargo, asegura que no tiene intención de rebajar la remuneración al accionista.

Mediaset España y BME son las siguientes de la lista por generosidad prevista para 2011. La dueña de Tele5 ha reducido mucho su dividendo en los últimos años y no se descarta que lo siga haciendo. El de BME, en cambio, recibe más confianza por parte de los analistas, aunque no hay un consenso total.

¿Cuál es el resumen? Quince empresas ya han recortado su remuneración y hay incertidumbre de cara al futuro con otras cuantas. Al final, no hay otra conclusión que admitir que los dividendos tampoco son sagrados y que en tiempos convulsos, como los actuales, toda apuesta tiene su riesgo (incluso la más tradicional).