Rehn insta a cumplir "estrictamente" los planes para reducir déficit

La CE mantiene la previsión del PIB para España pese al estancamiento

La Comisión Europea mantuvo ayer sus previsiones de crecimiento en 2011 tanto para España (0,8%) como para la zona euro (1,6%). Bruselas, no obstante, reconoció que la profunda desaceleración del segundo semestre deja la economía mundial "al borde del parón definitivo".

La CE mantiene la previsión del PIB para España pese al estancamiento
La CE mantiene la previsión del PIB para España pese al estancamiento

La economía europea y la mundial están llaneando por su particular montaña rusa, pero se aproximan a un vertiginoso descenso, según las previsiones intermedias publicadas ayer por la Comisión Europea. "Las perspectivas son más oscuras y los riesgos son a la baja", anunció con tono sombrío el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, durante la presentación de los nuevos datos.

La esperada recuperación vivida a primeros de 2011 parece que ha llegado a su fin. Y para el último trimestre del año las principales economías europeas rozarán el estancamiento (caso de España, Alemania o Francia) o se asomarán al abismo de la recesión (Italia). "A menudo, las recuperaciones de una crisis financiera son lentas y con baches", se resignó Rehn.

El nuevo batacazo será analizado hoy mismo y mañana en Breslavia (Polonia) durante una reunión informal del Consejo de Ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo) y de la UE (Ecofin). Polonia, en su calidad de presidencia semestral de la UE, quiere aprovechar la cita para abrir el debate sobre cómo compaginar los actuales planes de reducción del déficit público con medidas para recuperar el crecimiento. Pero Rehn rechazó ayer cualquier relajación en los planes de consolidación fiscal iniciados el año pasado.

El comisario insistió en que los países rescatados (Grecia, Irlanda y Portugal) y los que están en peligro (España e Italia) deben "cumplir estrictamente sus objetivos fiscales" como único medio para recuperar la confianza y abaratar sus costes de financiación. Rehn tampoco concedió demasiado margen de maniobra a los países cuyo déficit público supera el 3% (como Francia o Bélgica). Un descarte que solo deja a Alemania con capacidad para estimular la demanda interna aunque con precaución. Rehn recordó que el panorama no es grave fuera del Viejo Continente. "La situación económica en EE UU es preocupante", señaló el Comisario, con mención expresa a sus tasas de paro y a su enorme déficit fiscal. La presidencia polaca de la UE, en una clara señal de que la crisis trasciende las fronteras europeas, ha invitado al Ecofin de Breslavia al secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner.

El deterioro de la situación en Europa, según el cuadro actualizado de previsiones de la Comisión, reducirá en dos décimas el crecimiento previsto en la zona euro y en la UE durante el tercer trimestre de 2011, hasta dejarlo en ambos casos en el 0,2%.

La rebaja será aún más pronunciada en el cuarto trimestre con una caída de tres décimas hasta quedarse en el 0,1% de crecimiento en los 17 países de la Unión Monetaria y del 0,2% en los 27 de la UE. Para el conjunto del año, Bruselas mantiene su previsión de crecimiento en la zona euro (1,6%) gracias a los buenos resultados obtenidos en el primer trimestre, especialmente en Alemania, y rebaja una décima (al 1,7%) la del conjunto de la UE.

El documento de la Comisión, basado en los datos de siete países (Alemania, Francia, Italia, España, Holanda, Reino Unido y Polonia) no actualiza los datos previstos para 2012. Pero todas las variables recogidas (desde la evolución del comercio mundial hasta los índices de confianza) apuntan a un escalofriante escenario tras el recodo de fin de año.

"Los datos sugieren un periodo de crecimiento débil en la UE más largo y más pronunciado que el suave sendero anticipado por nuestras previsiones de primavera", reconoce el informe del departamento de Rehn.

En aquellas previsiones, publicadas en mayo, Bruselas auguraba un crecimiento del 1,8% para la zona euro en el próximo ejercicio. Una cota que en plena bajada de la montaña rusa, se antoja inalcanzable.

Considera improbable otra recesión, aunque no la descarta

Las previsiones de la Comisión Europea publicadas ayer atribuyen a factores internos y externos la recaída del crecimiento en la zona euro. La Unión Monetaria se ve afectada por un deterioro de la economía mundial tan acentuado que Bruselas ya no descarta una doble recesión, aunque la considera improbable. La caída de la demanda exterior ha dejado a la zona euro sin su principal motor de crecimiento en un momento en el que la demanda interna se encuentra atenazada por la incertidumbre, el paro y los planes de austeridad. A todo ello se añade, según Bruselas, el empeoramiento de la crisis de la deuda soberana y las turbulencias en los mercados bursátiles.

El documento de previsiones del comisario Olli Rehn dedica especial atención a la reciente caída de las bolsas y la vincula no tanto con la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento, como con una reevaluación de riesgos por parte de los inversores.

"Sería contraproducente que España adoptase estímulos"

La ralentización del segundo semestre de 2011 también afectará gravemente a España, según las previsiones hechas públicas ayer. En mayo, Bruselas auguraba que España cerraría el último trimestre del año en un tono ascendente y con un crecimiento del 0,3%. Pero los datos publicados ayer rebajan esa cifra hasta el 0,1%, con una línea de deterioro que habría arrancado ya en el tercer trimestre.

Bruselas atribuye la recaída a la reducción del gasto público y a la falta de inversión privada como consecuencia del elevado endeudamiento de las empresas. Aún así, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, tildó de "contraproducente" el que España adoptase estímulos fiscales en estos momentos. Rehn consideró que Madrid debe continuar la senda de ajuste presupuestario iniciada en la primavera de 2010 y que ha permitido reducir el déficit en más de 40.000 millones de euros, uno de los mayores recortes en un país industrializado.

La cifra

4% es el crecimiento que la Comisión Europea prevé para Polonia en 2011. De este modo, será el país cuya actividad avanzará más de los siete grandes.