La guerra de precios dispara las altas en móvil

Movistar pincha la banda ancha

La banda ancha perdió clientes en julio por primera vez en la historia de España. Jazztel, Orange y Vodafone ganaron usuarios, pero Movistar cedió tantos que el saldo es negativo. Todo lo contrario a lo sucedido en el móvil, que vivió un mes histórico.

Movistar no ha pasado un buen verano y eso que intentó evitarlo por todos los medios. Poco antes de que llegara la estación favorita del común de los mortales, la operadora desató la mayor guerra de precios que se recuerda en telefonía móvil. La idea era lanzar la ofensiva en junio para que los clientes reaccionaran en julio, mes álgido en altas celulares por los viajes y desplazamientos estivales.

Y lo cierto es que algo reaccionaron, porque Movistar cerró julio con más clientes de los que tenía al empezar, algo que no había conseguido en los últimos meses de pérdida de usuarios celulares. Pero si Movistar (la marca de Telefónica) sumó abonados, el resto de sus rivales lo hizo en mucha mayor medida.

Así lo dicen los datos que acaba de publicar la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) referidos a ese mes. Movistar sumó 34.000 abonados, mientras que Vodafone logró casi 71.000, Orange superó los 90.000, Yoigo casi llega a 105.000 y los virtuales en su conjunto se quedaron por encima de los 166.000.

Entre todos, lograron un mes histórico. La guerra de precios puede no haber sido milagrosa para quien la desató, Movistar, pero en conjunto ha dado un vuelco al mercado del móvil. En julio se lograron 466.000 líneas, algo que no se recuerda desde enero de 2008.

Pero si el móvil es la cara de los datos del sector en julio, la banda ancha es la cruz. Su resultado en julio también es histórico, más histórico incluso que el móvil porque no se recuerdan unos datos así desde el nacimiento de esta tecnología. Pero todo ello en sentido negativo porque, por primera vez, la banda ancha pierde clientes.

En total, hay 10,895 millones de conexiones de este tipo, 580 menos que a cierre de junio. Puede que la caída no sea muy abultada, pero hay dos elementos que la condicionan. La primera, que por primera vez caen las dos tecnologías a la vez: el ADSL y el cable; la segunda, que eso no quiere decir que todos los operadores perdieran.

Otro mes más, Jazztel, Orange y Vodafone pueden sentirse satisfechos de su evolución. Captan clientes de ADSL a buen ritmo y van aumentando su cuota de mercado, que ya se acerca al 30%.

Las operadoras de cable, con Ono a la cabeza, siguen estancadas por mucho que lo intenten con nuevas tecnologías, como el Docsis 3.0: su peso en el mercado va menguando.

Y por último está Movistar, que ella sola ha perdido 45.740 clientes de ADSL en un mes. Aunque todas las altas de fibra óptica de julio (algo más de 12.000) fueran suyas, el retroceso es lo suficientemente grande como para condicionar a todo el sector y hacer que el número de líneas totales caiga por primera vez en la historia.