Los inversores deben decir hoy si aceptan la propuesta

'Dia D' para el canje de deuda pública griega

Los inversores en deuda pública griega deben comunicar hoy a sus supervisores si prevén participar en el canje de deuda. Se espera una participación cercana al 70%, según fuentes del mercado.

Los inversores con deuda pública griega deben comunicar hoy si pretenden acudir al canje propuesto que aliviará la presión sobre las finanzas helenas. Los funcionarios griegos esperan que en torno al 70% de la deuda helena en circulación acepte las condiciones, si bien las respuestas que se comuniquen hoy no son vinculantes.

Atenas dio a bancos y aseguradoras hasta hoy para decir si tienen intención de acudir a la oferta, que en todo caso está condicionada al segundo plan de rescate europeo, aún en tramitación. El objetivo del canje es dar más tiempo a Grecia para pagar la deuda (al eliminar vencimientos) y que, así, las probabilidades de cobrar sean más elevadas.

"El 9 de septiembre es el día límite y es probable que tengamos una respuesta más grande dado que los tenedores de bonos apuran hasta el último día", dijo a Reuters una fuente cercana al proceso. Grecia amenazó con cancelar la propuesta si no conseguía un 90% de participación. æpermil;sta consistirá en canjear o prorrogar los vencimientos de los 135.000 millones de euros que vencen de aquí a 2020.

"Aun con una participación del 70%, seguirían adelante", comentó un banquero griego. El plan debería estar completado el próximo mes, aunque ello dependerá de hasta qué punto la puesta en marcha del EFSF y el segundo rescate europeo se topa o no con dificultades.

Cuanto mayor sea la participación, más liquidez le queda libre a Grecia y más tiempo tiene para ordenar sus finanzas públicas, y el alivio será compartido por la UE, que es quien financia a Grecia hoy por hoy. El proceso coincide con el creciente temor a que el país no cumpla los compromisos de reducción de déficit, algo que provocó serias advertencias esta semana por parte de las autoridades europeas y del BCE.

Los tenedores de bonos tendrán que comunicar a sus respectivos supervisores sus intenciones (no vinculantes), y éstos remitirán las respuestas a Atenas. En todo caso, no se espera un anuncio oficial por parte de la agencia griega que gestiona la deuda.

Al parecer, según fuentes cercanas, en Europa la participación será prácticamente total, mientras en América y Asia prosiguen las rondas de contactos con inversores.