Tras la alianza de Sacyr y Pemex

Brufau y Fainé se reúnen para analizar la situación en Repsol

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el presidente de La Caixa y consejero de la petrolera, Isidre Fainé, se han reunido esta semana para analizar la situación en la compañía desde que este lunes Sacyr y Pemex anunciaran la decisión de sindicar sus participaciones y alcanzar un 29,8% del capital, según fuentes conocedoras de los contactos.

Antonio Brufau e Isidre Faine
Antonio Brufau e Isidre Faine

Por su parte, las fuentes consultadas por Europa Press tanto de Repsol como de La Caixa rehusaron confirmar la existencia del encuentro con el argumento de que forma parte de la agenda privada de los directivos. En todo caso, recordaron que son frecuentes las reuniones entre los presidentes de ambas sociedades.

La Caixa tiene un 12,9% en la Repsol y capacidad para decantar la actual pugna de poder hacia la actual dirección o hacia la alianza entre Sacyr y Pemex. Oficialmente, la entidad, a través de CaixaBank, se ha limitado a decir que se pronunciará sobre la alianza entre Sacyr y Pemex "en su momento" y en el seno del consejo de administración de la petrolera.

Además de la presencia de La Caixa en Repsol, en cuyo consejo de administración cuenta con dos representantes, Fainé y Juan María Nin, la entidad catalana dispone de un acuerdo parasocial con la petrolera para el control conjunto de Gas Natural Fenosa.

En virtud de este acuerdo, la hipotética venta de una participación en Gas Natural Fenosa superior al 5% por parte de Repsol pondría en entredicho el propio pacto parasocial, firmado por las partes a comienzos de 2000.

Las especulaciones acerca de una hipotética desinversión por parte de Repsol en Gas Natural Fenosa han cobrado fuerza desde el pasado lunes, cuando Sacyr y Pemex anunciaron un acuerdo para sindicar sus participaciones en la petrolera y extraer el "verdadero potencial" de la empresa.

Repsol tiene un 30% de Gas Natural Fenosa y un cambio en su dirección, como pretenden sus socios, podría afectar a esta inversión, valorada a precio de mercado en cerca de 4.000 millones de euros.

Según el pacto parasocial suscrito en su momento por Alfonso Cortina y Josep Vilarasau, máximos directos en la época de Repsol y La Caixa, el acuerdo en Gas Natural perdería su vigencia en cuanto una de las dos partes redujera su participación por debajo del 25% en la gasista. De esta forma, se garantizaban el control sobre al menos el 50% del capital.

Además, el pacto contempla la posibilidad, como ya ocurre, de que Repsol baje del 35%. Si se produce esta circunstancia, y siempre que se mantenga el 25% de presencia mínima, el consejo de administración de la gasista debería quedar constituido por el mismo número de consejeros de la petrolera que de La Caixa.

Repsol ya realizó en julio de este año un esfuerzo para impedir una pérdida de posición en Gas Natural Fenosa. En aquel momento, la ampliación de capital para dar entrada a Sonatrach obligó a la compañía a invertir casi 150 millones de euros para no bajar del 30%, que es el umbral que marca el lanzamiento obligatorio de una opa.