PSOE y PP se felicitan

Un acuerdo cerrado de madrugada

Las negociaciones para la reforma de la Constitución, que comenzaron hace días, se han cerrado en torno a la 1.10 horas de esta madrugada, cuando los representantes de ambos partidos han enviado el texto definitivo del acuerdo a sus dirigentes.

Apenas 20 minutos después de alcanzarse el acuerdo entre PP y PSOE, tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el líder del PP, Mariano Rajoy, daban su aprobación al texto, según han señalado fuentes de las negociaciones a Europa Press.

El principio de acuerdo se se dio a conocer públicamente el pasado martes en el Congreso de los Diputados. Para entonces, Rajoy ya conocía la propuesta sorpresa que Zapatero guardaba en su discurso, fijar en la Constitución una norma de disciplina parlamentaria, y había dado al Presidente del Gobierno su apoyo explícito. En su turno de réplica, el líder de la oposición respondía: "Por nosotros no va a faltar", no sin antes reprochar con dureza la falta de criterio del Gobierno, y recordar al presidente las críticas que recibió el PP hace pocos meses cuando puso sobre la mesa una iniciativa similar.

Entonces llegaban las prisas. Las negociaciones tenían que comenzar cuanto antes para que diera tiempo a tramitar la reforma constitucional en esta legislatura. El propio presidente del Congreso, José Bono, emplazaba a PP y PSOE a presentar la proposición de ley esta misma semana y fijaba para el 31 de agosto y el 1 de septiembre las fechas probables de celebración de plenos para su aprobación. Poco después, ante la premura de las negociaciones, Bono aplazaba un día el Pleno del Congreso que aprobará la reforma constitucional: el día 2 para dar 24 horas más de plazo de presentación de enmiendas parciales a los grupos

En las maratonianas conversaciones han participado por parte del PP: su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría; su coordinador de Economía, Cristóbal Montoro; su secretario general en el Congreso José Luis Ayllón y su portavoz adjunto de Economía en el Congreso, Alvaro Nadal; y por parte del PSOE: su portavoz en el Congreso, José Antonio Alonso; su portavoz en la Comisión de Presupuestos del Congreso, Francisco Fernández Marugán; y el diputado ''Txiki'' Benegas.

Y quedaban también pendientes las críticas recibidas desde el seno del PSOE y del propio candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, nunca mostradas públicamente. Las reticencias de Rubalcaba, aseguran desde su equipo, finalmente también se han solventado:así, la reforma de la Constitución no incluirá cifras concretas de déficit, que irán en una Ley Orgánica, una propuesta realizada por el candidato socialista y que, según fuentes socialistas, han aceptado los populares. Desde el PP aseguran sin embargo que su partido "nunca se planteó" incluir cifras tope de déficit en la Constitución.

Como siempre en estos casos, todos quieren aparecer como ganadores. Tanto el PP y como PSOE han mostrado su satisfacción tras el acuerdo. Así, el PP ha calificado de "éxito" el pacto "porque recoge la estabilidad presupuestaria que llevamos pidiendo desde hace un año", según EP. Por su parte, la directora de la campaña electoral del PSOE, Elena Valenciano, ha afirmado que "es una buena noticia para la economía española y para los ciudadanos" ya que "va a garantizar en todo caso la cohesión social y la sostenibilidad de los servicios públicos tal y como hemos defendido durante las negociaciones los socialistas", ha agregado.