Francisco Catalán - Presidente del levante y vicepresidente de la LFP

"El estado del fútbol es crítico, no podemos seguir así"

Su gestión ha conseguido darle viabilidad al Levante, con una filosofía que parece sensata, pero pocos siguen: no gastar más de lo que se puede. Ahora, también es vicepresidente de la LFP.

¿Habrá acuerdo para la segunda jornada?

Desde la LFP ponemos todo de nuestra parte para que vuelva el fútbol. Las posiciones están alejadas, y es difícil encontrar un punto de encuentro cuando hemos adoptado bastantes medidas en beneficio de los jugadores.

¿Cuáles son los puntos de fricción?

El primero, el fondo de garantía concursal. Es cierto que no tiene el apoyo de todos los clubes, pero por responsabilidad la Liga puso sus esfuerzos para mantenerlo, en pos de un acuerdo. El segundo es el fondo social, que se aporta para el mantenimiento de AFE. La LFP ha pagado más de 11 millones en cuatro años y entendemos que no debe renovarse.

Pero la AFE quiere que los clubes en Ley Concursal con deudas a jugadores desciendan.

Es algo que requiere de una modificación de la ley, no es competencia nuestra. AFE convoca la huelga porque no hay un convenio firmado, y un punto en el que no podemos influir no debe condicionar el acuerdo. Es un aspecto trascendente, pero la firma no puede depender de él.

El perjudicado no deja de ser el fútbol español...

La situación no beneficia a nadie y lamentamos esta posición de chantaje de la AFE, creemos que hay otros mecanismos. Es evidente que los jugadores tienen un problema, y por eso hemos aprobado el Reglamento de Control Económico, que supondrá mayor fiscalización de la gestión.

¿En qué afecta este reglamento?

Semestralmente la Liga requerirá determinada información a los clubes, y en tres años habrá sanciones para los que no cumplan con el objetivo del equilibrio. Es uno de los mayores avances de la Liga en mucho tiempo.

¿Cuál es el estado de salud del fútbol español?

Crítico. El Reglamento se aprueba porque no podemos seguir así. No podemos perder el equilibrio por la presión de una clasificación. La gestión debe ajustarse a los recursos disponibles. Si ingresas 22, no puedes gastar más de 22.

¿La deuda de los clubes ronda los 3.500 millones?

Podemos hablar de esa cantidad, pero con matices. De ellos, unos 600 corresponden a Seguridad Social y Hacienda, y el resto es deuda bancaria, interclubes y a otros acreedores.