El Ibex y Wall Street caen casi un 5% en un día lleno de malos datos económicos y rumores sobre el sector financiero

El pánico vendedor desata otra jornada catastrófica para las Bolsas

Cuando las aguas parecían haber vuelto a su cauce, el pánico estalló de nuevo. La combinación de malos datos de actividad, un extraño ajuste de vértigo en los futuros del Dax y rumores en distinta intensidad sobre los bancos prendieron la mecha de los números rojos. El Ibex cedió un 4,7% y cerró en 8.317,7 puntos. Peor lo tuvo Fráncfort, que registró el mayor caída desde diciembre de 2008.

Una tormenta perfecta, de verano, se abatió ayer sobre los mercados. Para el Ibex fue la segunda peor sesión del año, pero pudo ser mucho más grave, porque el selectivo llegó a perder un 6,43% después de que Wall Street abriera con un sesgo fuertemente bajista. Al final, el índice de Madrid cerró con un ajuste del 4,7% y concluyó en 8.317,7 puntos. Todavía hay cierto margen hasta el mínimo anual de 7.966 puntos del pasado 10 de agosto. Pero al ritmo que discurren los acontecimientos, ese colchón podría quedar liquidado muy pronto. Eso sí, el descalabro de ayer se hizo con poco dinero. Apenas se movieron 2.120 millones en el mercado, prueba de la falta de liquidez del mercado, lo que provoca que los movimientos bajistas se exageren.

"El mercado está muy sensible a cualquier noticia", reconoce Soledad Pellón, estratega de IG Markets. En EE UU, el índice de actividad que publica la Reserva Federal de Filadelfia se situó en un saldo negativo de 30,7 puntos, el peor nivel desde marzo de 2009. Por otra parte, los datos semanales de paro fueron peores de lo esperado y la venta de viviendas experimentó un inesperado descenso. Se confirma así el grave deterioro de la economía en EE UU, al que se suma el de Europa, como confirmó el dato del PIB intertrimestral de Alemania (0,1%) y la zona euro (0,2%), publicados el martes pasado. Para terminar de avivar el fuego, Morgan Stanley publicó un informe en el que aseguraba que EE UU y Europa se encuentran "peligrosamente cerca de la recesión". El mercado no necesitaba más para empezar a caer, pero aún así hubo más sorpresas.

El pánico se dejó sentir en España. Más de 30 valores del Ibex registraron descensos superiores al 2%. La banca se llevó un buen varapalo, con un ajuste del 4,08% en Santander y del 5,76% en BBVA. Abengoa retrocedió nada menos que un 8,02%; Arcelor, un 7,62; Sacyr, un 7,46% y Gamesa, un 7,12%.

El miedo cundió en Fráncfort cuando los futuros del Dax cayeron un 4,3% en dos segundos

Pese a todo, el descalabro del Ibex no fue de los mayores. El Dax perdió un 5,82% en su peor sesión en más de dos años y medio. El pánico cundió en Alemania cuando los futuros del Dax con vencimiento en septiembre cayeron más de 100 puntos (4,3%) en dos segundos. El derivado entró inmediatamente en subasta de volatilidad y el miedo ya permaneció hasta el final de sesión y se extendió a todas partes. La Bolsa de Varsovia, por ejemplo, sufrió su mayor descenso desde 1999 al llegar a perder un 8,5%. El supervisor financiero de Francia levantó la prohibición que pesaba sobre las posiciones cortas en derivados sobre índices franceses y aceptó que todas fueran renovadas, ya que vencían hoy. La Bolsa de Nueva York invocó la Regla 48, que permite a los creadores de mercado no divulgar precios de acciones en la subasta previa a la apertura. El objetivo es atajar la volatilidad en el arranque de negociación. Al final, el Euro Stoxx cayó un 5,34%; el Footsie de Londres, un 4,49% y el Cac, un 5,48%. En Wall Street, el Dow perdió un 3,68%; el S&P 500, un 4,46%, y el Nasdaq, un 5,22%.

La tormenta golpeó de pleno al sector financiero. "Hay una reacción visceral a la propuesta de Merkel y Sarkozy de introducir una tasa a las transacciones financieras", explica el experto José Luis Cárpatos, que considera esta idea un error que puede comprometer el futuro del euro. Además de este tema, sobre el tapete también coleaba un artículo publicado por el diario The Wall Street Journal, en el que informaba de que la Fed vigilará de cerca a las entidades europeas con sucursal en EE UU, ante el temor a que se queden sin liquidez. Por si alguien aún mantenía la calma, los directivos de la Fed Richard Fisher y Charles Plasser, que votaron en contra de la decisión del banco central de mantener los tipos bajos hasta 2013, hicieron declaraciones públicas para asegurar que la última acción de la autoridad monetaria no servirá para reanimar la economía americana. El caos bursátil está servido.

Huida en masa hacia valores refugio

EE UU. La rentabilidad exigida a los bonos, que va en sentido inverso al precio, cayó ayer por debajo del 2% en la deuda pública a 10 años. Prueba de la fe de los inversores en los Treasuries, pese a la reciente rebaja de S&P. Las declaraciones del presidente, Barack Obama, exigiendo la marcha del presidente sirio, Bashar al Assad, no afectaron a la percepción de riesgo geopolítico.

Prima de riesgo. El factor miedo se dejó sentir en la prima de riesgo española, que se situó en 290 puntos básicos, un incremento de 15 puntos respecto a la jornada anterior. El aumento del spread no se debió a que el bono español fuera excesivamente penalizado -aumentó levemente hasta el 4,99%- sino a que el bund alemán cayó a mínimos históricos, al situarse en el 2,08%.