Tormenta en los mercados

Las Bolsas europeas se desfondan y el Ibex pierde los 8.000

La volatilidad que la semana pasada sometía a la deuda ayer se desbordó en el mercado bursátil y alimentó con fuerza las ventas. La apertura bajista en Wall Street y los rumores de una rebaja de rating a Francia dejaron una caída del 5,49% en el Ibex, que perdió los 8.000 puntos y acumula una bajada ininterrumpida del 17,5% en nueve jornadas.

Un miedo visceral, muy parecido al pánico, se volvió a apoderar ayer de las Bolsas europeas, que hace días que se mueven en una montaña rusa cada vez más vertiginosa. La euforia con que Wall Street había reaccionado la víspera a la decisión de la Reserva Federal de mantener tipos de interés excepcionalmente bajos hasta mediados de 2013 fue inequívocamente flor de un día. La volatilidad que domina la marcha de los mercados lo hacía previsible y la apertura a la baja de Wall Street junto a los rumores de que Francia podría ser el próximo de los países en perder la triple A de Standard & Poor's desataron la avalancha de ventas en los parqués.

Las Bolsas europeas habían comenzado la jornada con subidas. Los avances se hacían con pies de plomo, a la espera de la apertura de Wall Street, que volvió a destapar la caja de los truenos. "No se ve la más mínima intención de compra", apunta Carlos Llorente, experto de Finanduero, que recuerda que en los momentos bajistas el miedo llega a pesar 2,5 veces más que la ambición en el ánimo inversor. El martes la Reserva Federal servía en Wall Street para confiar en dos años más de dinero barato con los que reactivar la economía pero ayer, esos mismos dos años eran el certificado de las dificultades por las que atraviesa la mayor economía del mundo para remontar y motivo suficiente para reanudar las ventas.

El Ibex luchó sin éxito durante la subasta de cierre por conservar los 8.000 puntos, pero quedó en los 9.766 puntos, un nivel al que no cotizaba desde abril de 2009. Se desfondó el 5,49% -con un volumen total de negocio nada desdeñable de 4.182,55 millones de euros- y suma una pérdida del 17,5% en las últimas nueve sesiones. En las dos horas en que convivió con la operativa en el parqué neoyorquino, el Ibex perdió más de 300 puntos. El castigo fue compartido con el resto de parqués europeos: el Euro Stoxx cayó el 6,12%; el FTSE, el 3,05%; el Dax, el 5,13% y el Cac, el 5,45%. En Wall Street, el descenso similar, del 4,62% en el Dow Jones; del 4,42% en el S&P y del 4,09% en el Nasdaq. Como ya se ha visto con la crisis de deuda europea, los mercados marcan la agenda política y, ante el derrumbe bursátil, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió en la tarde de ayer con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para analizar la situación económica.

Derrumbe bancario

El presidente Nicolas Sarkozy también reunió un gabinete de crisis y anunció nuevas medidas económicas, en un intento de detener la presión que ahora se dirige a Francia. No en vano, los rumores de una rebaja de rating a la deuda gala, que conserva la triple A, provocaron el desplome de la banca francesa y del conjunto de la banca europea, a pesar del desmentido de las agencias de calificación. Así, el sectorial bancario europeo fue el más castigado, con un descenso del 6,72%, liderado por los desplomes del 14,74% de Société Générale y del 11,81% de Crédit Agricole. Santander perdió el 8,33% y BBVA, el 7,83%.

La Bolsa española, por debajo de 2004

El ajuste sufrido ayer ha dejado al Ibex 35 por debajo de los niveles a los que cotizaba el fatídico 11 de marzo de 2004, dos días antes de las elecciones que darían la presidencia a José Luis Rodríguez Zapatero. Quien hiciera entonces una inversión referenciada al Ibex 35, estaría ahora perdiendo dinero. El Ibex 35 del 11-M cerró en 8.112,4 puntos y, tras caer el 5,49% el selectivo terminó ayer en un 7.966, en su novena jornada consecutiva en números rojos.

Eso sí, entre medias, ha pasado de todo. No se puede olvidar que el selectivo español llegó a cotizar a 15.945,7 puntos el 8 de noviembre de 2007, lo que supone una revalorización del 91% respecto a los niveles del 11 de marzo de 2004.

A partir de ahí, el índice bursátil se fue a pique, perdió un 57% hasta llegar a 6.817,4 puntos el 9 de marzo de 2009. El que entrara en ese momento, hoy estaría ganando casi un 17%.

Otra historia es la que cuentan valor a valor. De los 27 valores del Ibex 35 que cotizaban entonces, 16 están muy por encima de los niveles de 2004. Eso sí, de los bancos no se salva ninguno: todos sufren fuertes pérdidas.