La crisis de la deuda soberana

China lanza una advertencia a EE UU mientras el resto de acreedores contemporiza

Los medios del gigante asiático hablan de "adicción a la deuda" y "señal de alarma" del dólar.

China, principal propietario extranjero de deuda estadounidense por valor de 1,16 billones de dólares, lanzó mensajes de advertencia al Gobierno Obama a través de sus medios de comunicación oficiales tras la rebaja en la calificación por parte de Standard & Poor's. El resto de los países acreedores optaron, sin embargo, por un tono bastante más contemporizador.

El principal periódico del Partido Comunista chino, el Diario del Pueblo, recogía ayer un artículo del economista Sun Lijian señalando que el descenso de la calificación "supone una señal de alarma para el sistema internacional de cambio dominado por el dólar estadounidense", e insistía en el peligro no tanto para la economía norteamericana como para la de los países exportadores en Asia, Latinoamérica, Oriente Medio y Rusia.

Aún más dura fue el sábado la agencia oficialista de noticias Xinhua, que atacó a EE UU por su "adicción al endeudamiento" y por "perderse en peleas políticas", en referencia a los desacuerdos entre republicanos y demócratas, para al final solicitar que una nueva moneda ocupe el lugar del dólar como divisa de reserva internacional.

Las autoridades chinas no se manifestaron oficialmente al respecto, posiblemente para no perjudicar el valor de las reservas de 3,2 billones de dólares en su poder.

Japón, segundo propietario de deuda estadounidense con 912.400 millones de dólares, mantiene la calma. Un portavoz no identificado de la administración de Tokio señaló a Bloomberg que "Japón conserva su confianza en la capacidad de EE UU de cumplir con sus deudas y espera que los bonos estadounidenses se mantengan como una inversión atractiva".

Fuentes del Gobierno brasileño, por su parte, señalaron que no tienen planes de vender bonos estadounidenses o cambiar sus reservas de divisas como resultado de la rebaja. Brasil es el cuarto poseedor de deuda estadounidense -211.000 millones-.

El viceministro de finanzas surcoreano, Yim Jong Yong, afirmó tras una reunión de emergencia con reguladores financieros de su país que su fe en los bonos estadounidenses "no ha cambiado, aunque no podemos decir si resulta preferible vender o comprar. En principio, no vemos valores que puedan sustituirlos".

También Rusia restó importancia a la situación por boca de su ministro de Finanzas Sergei Storchak, que dijo que la bajada en la calificación "no tiene importancia en nuestra estrategia a largo plazo".

La Bolsa de Tel-Aviv cayó casi un 7%

Las únicas Bolsas que operaron ayer y por tanto las primeras en reaccionar a la rebaja de calificación de Standard & Poor's a la deuda estadounidense fueron las de Oriente Medio, con resultados abiertamente a la baja. Tel-Aviv cerró con una caída del 6,81% después de llegar a suspender las cotizaciones cuando las pérdidas se precipitaron en las primeras horas de apertura.

La economía israelí tiene una fuerza dependencia de la estadounidense tanto por las relaciones políticas entre ambos países como por el hecho de que es EE UU es el principal comprador de sus productos. El ministro de Finanzas, Yuval Steinitz, convocó una reunión urgente para analizar la situación.

Los restantes parqués de Oriente Medio que operaron el fin de semana cerraron con pérdidas, especialmente acentuadas en Dubai y El Cairo, por encima del 4%.