La intervención en falso de Trichet hunde un 3,89% al Ibex y sitúa el riesgo país en los 398 puntos básicos

Los mercados atropellan a Trichet

La ofrenda del presidente del Banco Central Europeo a los mercados sugiriendo una intervención inmediata en los mercados de deuda no sólo no ha calmado sus temores sino que los ha agudizado. La prima de riesgo española ha alcanzado los 398 puntos básicos y el Ibex ha restado un 3,89% en su peor sesión desde junio de 2010.

El Banco Central Europeo ha acudido hoy al ara pacis con un as en la manga pero no ha logrado el efecto deseado. Después de dos meses de clausurar la barra libre de liquidez, la institución ha vuelto a abrirla para los próximos seis meses con lo que trata de evitar la sequía crediticia. Pero además Jean-Claude Trichet, el sobrio banquero francés, ha sugerido una intervención inmediata en los mercados de duda y ha afirmado que "no me sorprendería si al final de esta comparecencia sucede algo en el mercado". Un mensaje que ha calado en el mercado pero que se ha esfumado a los pocos minutos tras comprobar que detrás tan sólo había humo. El riesgo país de España, es decir, el sobrecoste que debe pagar España por colocar en el mercado deuda pública frente a la alemana, se ha reducido tras las palabras de Trichet hasta los 370 puntos básicos pero ha vuelto a situarse en los 398 puntos básicos, tras superar en algunos minutos los 400.

En el camino, informaciones recogidas por Reuters en los que se menciona que el banco central está adquiriendo en el mercado secundario de deuda títulos portugueses e irlandeses. Una información que no ha sido confirmada desde el banco central y que en el supuesto de que sea cierta ha tenido un efecto muy limitado, más concretamente de apenas una décima en la rentabilidad de ambos estados. De hecho, hay que destacar que los dos países de los que se habla son dos estados intervenidos que no emiten deuda a largo y cuyos títulos apenas tienen movimiento en el mercado. De hecho, valdría con un importe muy pequeño para poder generar variaciones relevantes.

Al cierre, la rentabilidad del bono español se sitúa en el 6,28%, la del bono italiano se eleva hasta 6,19%, la del portugués escala hasta el 11,22% y la del griego sube al 15,17%. Además de estas sorpresas, el Banco Central Europeo ha mantenido los tipos de interés en el 1,5% y el mercado ha entendido por las palabras de Trichet que la entidad pretende llevar a cabo una nueva subida del precio del dinero en octubre.

IBEX 35 8.338,10 -1,09%

Los mercados de renta variable se han sumado al castigo de la deuda pública. El Ibex 35 ha cedido un 3,89% y ha perdido los 8.800 puntos (los analistas técnicos miran con preocupación el siguiente soporte, los 8.500 puntos, tras el paso acelerado por los 8.900). Esta tendencia es similar en el resto de Europa con los principales parqués del Viejo Continente teñidos de rojo. París se deja un 4,01% y Fráncfort un 3,55%. Milán, por su parte, se ha dejado un 3,2% en una jornada más corta de la habitual al cerrar media hora antes por problemas técnicos. Comentario a parte merece Londres que se devalúa un 3,18% tras el anuncio del Banco de Inglaterra de mantener los tipos en el 0,5%. No ha ayudado la apertura en negativo de Wall Street tras la publicación del desempleo semanal. Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq recortan más de un 2% y en el caso de estos dos últimos el arranque negativo ha supuesto su entrada en pérdidas en lo que va de año.

En el parqué español el color rojo se ha impuesto. Las mayores caídas han sido para Mediaset, que se ha dejado un 8,32%, y para IAG y Técnicas Reunidas, con caídas del 7,14% y 5,53% respectivamente.

De poco ha servido la subasta del Tesoro español de por la mañana en la que España ha logrado colocar 3.300 millones en bonos a un interés del 4,9%, el más alto desde 2008.

En el mercado de divisas también se nota la volatilidad. El euro ha seguido depreciándose y ya se sitúa ya en los 1,4150 dólares frente a los 1,43 en los que abría la sesión. El comentario de que el presidente del BCE "valora la existencia de un dólar fuerte" no ha sentado especialmente bien a la divisa comunitaria.