A fondo

Sebastián matiza las cuentas de la subasta

Miguel Sebastián y su equipo estuvieron todo el fin de semana muy atentos sobre lo que se decía en la prensa sobre la subasta del espectro radioeléctrico concluida el viernes. No les debieron gustar los comentarios que apuntaban a que el resultado no había sido el previsto, especialmente los referidos a que los ingresos generados habían sido inferiores a las estimaciones iniciales. Quizá por eso, entre las primeras cosas que dijo Sebastián ayer es que quería matizar y complementar lo que se estaba diciendo en los medios.

Y fue muy directo. Afirmó que se van a superar "con creces" los ingresos previstos para el Tesoro Público. Sebastián indicó que, una vez se subasten en otoño los bloques que se han quedado desiertos, se superarán los 2.000 millones de euros "que es la parte alta de la horquilla prevista".

No obstante, en la industria de las telecomunicaciones se tiene la sensación de que la subasta no ha alcanzado el vigor esperado. Durante muchos días de la subasta, apenas hubo movimientos. "Ha habido cierto fracaso y el Gobierno se ha quedado corto en el resultado final. Cada operador se ha llevado lo que ha querido o necesitaba para seguir adelante con sus proyectos", explicaban ayer fuentes del sector, afirmando que si no ha habido puja por siete bloques, entre ellos uno estatal de la banda de 900 MHz, es porque nadie los quería.

En su presentación, Sebastián destacó que la recaudación en la banda de 2,6 GHz fue mayor en España que en otros países europeos, si bien no se dio este caso en la banda de 800 MHz donde la recaudación en España por cada MHz fue menor que en Alemania. Parece que a compañías como Telefónica o Vodafone, presentes en ambos países, les ha costado menos la compra de cada MHz en esta banda en España que en Alemania.

Eso sí, Sebastián sí podría presumir de que, en un momento de pesimismo sobre la evolución de la economía en España, grandes grupos internacionales como France Télécom (Orange), Vodafone o TeliaSonera (matriz de Yoigo) han realizado fuertes desembolsos y han comprometido grandes inversiones para el futuro. Aunque, la decisión de Yoigo de no acudir a la subasta tras comprar espectro en el concurso anterior no ha gustado mucho en Industria, que veía como uno de los actores de relevancia se quedaba fuera del escenario antes de la función.