Estados Unidos no logra cerrar un acuerdo

La mayor economía del mundo mantiene en vilo a los mercados

Estados Unidos tiene hasta mañana para alcanzar un acuerdo político que evite la suspensión de pagos de la mayor economía del mundo. Durante el fin de semana demócratas y republicanos han acercado posiciones para acordar superar el techo de gasto, pero los legisladores tendrán que seguir negociando.

El director de comunicación de la Casa Blanca, Dan Pfeiffer, escribió el domingo a las 19 horas en España un mensaje en su cuenta de Twitter que, en un día laborable, hubiese tumbado los mercados de mediomundo: "No hagan caso, no hay acuerdo", dijo. Losmercados tendrán que esperar a que la mayor economía del mundo alcance un acuerdo político entre hoy y mañana que evite la entrada en suspensión de pagos de EE UU. En todo caso, las posiciones están ahora más cercanas de lo que lo estaban el viernes.

Una hora antes del mensaje de Pfeiffer se daba por hecho que republicanos y demócratas anunciarían elmismo domingo haber alcanzado un pacto para elevar el techo de la deuda hasta los tres billones de dólares en los próximos 10 años evitando que EE UU suspenda pagos. El líder demócrata en el Senado,Harry Reid, presentó una propuesta que había logrado acercar las posiciones de republicanos y demócratas durante el fin de semana. En una entrevista a la CNN el líder de la minoría republicana en el Senado, MitchMcConnell, decía a primera hora del domingo que el Congreso y la Casa Blanca estaban "muy cerca" de alcanzar un acuerdo definitivo para elevar el techo de la deuda. "Estamos muy cerca. Ayer tuvimos un muy buen día,e hicimos avances drásticos", dijo.

La televisión ABC incluso informó que ya había un pacto preliminar entre demócratas y republicanos del que ofreció algunos detalles: permitiría elevar el techo en 2,4 billones hasta las elecciones de 2012, recortar más de un billón de dólares en los próximos 10 años y la creación de una comisión que estudie ahorros por otro billón. El plan se concretaría en dos fases. La primera sería inmediata y supondría un recorte de un billón de dólares; en una segunda etapa un comité creado especialmente para ese fin en el Congreso recomendaría nuevos recortes al gasto de hasta 1,8 billones que deberían producirse antes de acabar el mes de noviembre.

Pero con 50 votos a favor y 49 en contra, Reid no logró la mayoría de 60 votos que necesitaba para dar vía libre a la votación de su plan para elevar el techo de la deuda, que ya fue rechazado el sábado en el pleno de la Cámara de Representantes.

El Senado rechazó finalmente dar por terminado el debate en torno al plan sobre la deuda presentado por el líder demócrata en esa cámara. Los legisladores tienen hastamañana para cerrar un acuerdo. El techo de gasto que puede alcanzar la economía estadounidense asciende a 14,29 billones de dólares y ya se ha alcanzado. Sucedió en mayo, pero existenmecanismos legales que han permitido aplicar una prórroga.

Una hipotética suspensión de pagos de Estados Unidos crearía una situación "de consecuencias impredecibles", según palabras del presidente Barack Obama. Analistas y expertos financieros hablan de "terremoto" y de "consecuencias terribles" tanto para la economía estadounidense como para la del resto del mundo. El espectáculo es tan dramático que aun con un acuerdo para elevar el máximo de deuda y esquivar la suspensión de pagos EEUUafronta perder la máxima calificación financiera por parte de las agencias de rating, las mismas que han puesto a España en su punto de mira.

La falta de acuerdo en el discurso de Obama

A pesar de que la popularidad del presidente de Estados Unidos ha caído al 40% en pleno debate por el incremento del techo de la deuda estadounidense, Barak Obama no ha desdeñado cualquier oportunidad para explicar a los ciudadanos lo que realmente se estaban jugando con esta votación.

En un dicurso televisado durante el fin de semana, el presidente Obama advirtió que si los demócratas y republicanos no pactaban antes del martes, los estadounidenses tendrían que soportar "una subida en los intereses de sus hipotecas, créditos y tarjetas y eso sería inexcusable", afirmó.

"Queda poco tiempo", dijo, "pero el poder para resolverlo está en nuestras manos, lo único que necesitamos es el voto de los demócratas y de los republicanos", algo que el presidente de los Estados Unidos esperaba que llegase este domingo, pero que finalmente no ha ocurrido.

El máximo responsable de la mayor economía del mundo volverá a abogar ahora por el compromiso de los partidos como única fórmula para resolver esta crisis y reforzará la idea de "mantener la casa en orden", como en su día pidió el primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, al que Barak Obama aludió en su dicurso. "Los republicanos y demócratas que nos representan necesitan demostrar ahora el mismo tipo de responsabilidad que los americanos muestran cada día", y apeló al sentido de Estado, "los tiempos de partidos han acabado, es el momento de poner por encima de todo a los estadounidenses", sentenció.

De conseguirlo, el resto de los mercados también podrán respirar y dejar de temer el efecto rebote en otras economías.