Avisa que podría haber una rebaja de un grado desde Aa2

Moody's añade presión a la deuda y pone en negativa la perspectiva de España

Moody's estresa un poco más a los mercados. La agencia de calificación de riesgos anunció hoy que ha decidido poner a España en perspectiva negativa. Es decir, la prepara para una rebaja de un grado respecto de la calificación que tiene en la actualidad, de Aa2. Moofy's, además, ha rebajado la calificación de seis comunidades autónomas.

España, hacia abajo
España, hacia abajo

Por si no tenía suficiente ya, Moody's ha añadido esta mañana un poco más de presión a la deuda española. La agencia ha emitido un informe en el que sitúa a los bonos españoles en perspectiva negativa, lo que se considera la antesala de una más que probable rebaja de calificaciones a corto o medio plazo. El plazo para esta decisión son 90 días.

La calificación de Aa2 con que cuenta España en la actualidad, sea dicho, es la tercera más alta para la institución y sigue siendo considerada "de alto grado". Ni siquiera una rebaja de un punto, como prevé Moody's, desalojaría su deuda del pelotón de cabeza. España, por cierto, tiene la misma calificación que Italia, que también está en perspectiva negativa.

De las tres grandes agencias, Fitch es la que mejor ve las posibilidades de que España haga frente a sus pagos: concede una calificación de AA+, su segundo mejor grado. Standard & Poor's y Moody's están en el mismo lugar: AA en el primero de los casos y Aa2 en el sefgundo, que son equivalentes. La deuda española comenzó a cotizar hoy con una prima por encima de los 350 puntos, frente a los 344 con que cerró ayer, y con una rentabilidad algo por encima del 6,1%.

La anterior vez que Moody's degradó a España fue en el mes de marzo. En aquel entonces argumentó que el coste de la reestructuración del sistema financiero español iba a ser superior al calculado por el Gobierno. Aquel anuncio se llevó a cabo el mismo día que el Banco de España hizo públicas las necesidades de capital de los bancos y cajas.

"Esta decisión supone un nuevo golpe para los esfuerzos de la UE de contener la crisis de deuda en los países más pequeños como Grecia o Portugal", aseguró Kornelius Purps, de Unicredito, a la agencia Bloomberg.

Críticas a las comunidades

Según el informe de la agencia hecho público esta mañana, las trabas impuestas a los esfuerzos la consolidación fiscal del Gobierno por el débil contexto de crecimiento y el continuo incumplimiento fiscal de las comunidades autónomas está lastrando sus calificaciones. Cuando Moody's revise su calificación, avisa, tendrá en cuenta además "su baja deuda pública en comparación con otros países de la UE con calificaciones altas", sus "éxitos a la hora de cumplir sus objetivos presupuestarios en 2010" y la implementación de "reformas estructurales clave", que incluye "los progresos en la recapitalización del sistema bancario".

Moody's también ve con buenos ojos el hecho de que el Ejecutivo haya tenido éxito a la hora de cumplir con sus objetivos de consolidación a medio plazo, si bien la agencia deja claro que los retos a largo plazo al equilibrio fiscal a largo plazo siguen siendo difícil por el bajo crecimiento económico y los incumplimientos de las corporaciones locales.

La institución cuenta con que las autonomías incumplan su objetivo de déficit colectivo de un 0,75% del presupuesto , lo que complicaría la meta total del 6% en 2011. Y es que Moody's, además, pone en duda la capacidad del Gobierno central de poner en vereda a los gobiernos regionales, "dada la efectividad limitada" de los poderes de la Moncloa de imponer límites de deuda.

Moody's, así las cosas, ve la causa de muchos de los problemas de los desequilibrios en España en el comportamiento de la comunidades. Tanto es así, que, paralelamente, ha rebajado hoy el rating de Castilla-La Mancha (a A3), a la Comunidad Autónoma de Murcia (a A2), la Comunidad de Valencia (a A3), Cataluña (Baa1), Junta de Andalucia y a la Junta de Castilla y León (Aa3). Además, ha puesto en perspectiva negativa a Extremadura, Galicia y Madrid (las tres tienen una calificación de Aa2) y al País Vasco, que actualmente tiene un Aa1.

Hiperactividad

El mercado de las agencias de calificación está dominado por tres grandes agencias: Moody's, Standard & Poor's y Fitch. De este tridente, Moody's es el que más actividad ha registrado durante el verano. El 13 de julio rebajó a Irlanda a la consideración de bono basura la deuda. El pasado agosto puso en revisión la triple AAA (la mejor calificación) de EE UU por la falta de acuerdo sobre la deuda, una medida que seguría S&P pocos días después hace escasamente dos días, rebajó tres escalones el rating de la deuda soberana de Grecia de Caa1 a Ca. Ello supone dejar los bonos helenos a un solo eslabón de la situación de insolvencia.

También ha tenido munición para Portugal: primero rebajó el 5 de julio la calificación a Portugal, que perdió el grado de inversión (lo que motivó un duro ataque de la Comisión, presidida por el portugués Jose Manuel Durão Barroso). Poco después, rebajaría la nota a la banca.