Para salvaguardar la credibilidad de la deuda estadounidense

El FMI urge a EE UU a elevar su techo de deuda para evitar la debacle

Obama
Obama

El Fondo Monetario Internacional (FMI) instó ayer a Estados Unidos a elevar su límite de endeudamiento para evitar tensiones en las economías desarrollados y salvaguardar la credibilidad de la deuda estadounidense. "El techo de la deuda federal debería aumentarse rápidamente para evitar un grave impacto en la economía estadounidense y los mercados mundiales", sostiene el FMI en su informe anual sobre la economía estadounidense.

Las conclusiones del estudio llegan en medio de tensas negociaciones entre republicanos y demócratas para incrementar el techo de la deuda, actualmente fijada en 14,29 billones de dólares. Si no se alcanza un acuerdo en los próximos días, Estados Unidos empezará a dejar facturas sin pagar a partir del 2 de agosto.

Rodrigo Valdés, asesor del FMI, alertó en ese sentido de que una potencial rebaja de la calificación de la deuda estadounidense sería "muy negativa" tanto dentro como fuera de EE UU. "Hay mucha incertidumbre. Nadie sabe realmente cuáles serían las verdaderas consecuencias", insistió Valdés.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, asegura que el Congreso alcanzará un acuerdo sobre el aumento del techo de la deuda ya que resulta "impensable" que Estados Unidos llegue a una suspensión de pagos. Aun así, las diferencias entre los demócratas -que defienden un inmediato incremento del límite de endeudamiento- y los republicanos -reacios a elevar el techo de deuda al nivel que pide Barack Obama- son aún grandes. Las palabras de Geithner no han logrado tranquilizar a los mercados internacionales ni a países como China, el principal tenedor de deuda de EE UU.

Sin acuerdo aún en el Congreso

El presidente de EE UU, Barack Obama, auguró ayer un "impacto directo en todos los estadounidenses" si el Congreso, con mayoría republicana, rechaza elevar el límite de endeudamiento. Sin embargo, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, se mantiene firme en su propuesta de subir el techo de deuda en dos fases, una posibilidad Obama rechaza. Los republicanos quieren elevar el límite de deuda en un billón de dólares adicional hasta final de año, lo que obligaría a retomar el debate en 2012, en medio de la campaña presidencial.