El Ibex cierra con una leve subida del 0,42% tras llegar a repuntar más de un 1,5%

La prima de riesgo vuelve a las andadas y repunta por encima de los 290 puntos

Se acabó la tregua. El árnica del nuevo plan griego no es suficiente para contener la prima de riesgo, que se dispara hasta los 293 puntos tras llegar a caer por debajo de los 270. Mientras tanto, el Ibex modera su subida y sube un 0,42% hasta los 10.059 puntos.

Cuando todos pensaban que la semana iba a acabar en recuperación, el vértigo ha empezado a hacer mella. Los líderes europeos consiguieron sentarse en una mesa, algo que últimamente parecía difícil, y llegar a un acuerdo, algo que ya parecía imposible. Grecia tiene un plan y Bruselas no está dispuesta a que la troika de las agencias de calificación impidan llevarlo a cabo. Para ello cuentan con la complicidad de un Banco Central Europeo (BCE) que seguirá aceptando la deuda helena como garantía independientemente de su nota.

Además, se ha creado un cortafuego: el Fondo de Estabilidad Financiera (EFSF, en sus siglas en inglés) llamado a evitar el contagio. Todo ello ha causado una euforia que se ha esfumado en un instante. Los operadores han empezado a analizar la letra pequeña del pacto y les entran las dudas. Una realidad que sumada a la buena apertura de Wall Street se lleva por delante los beneficios cosechados durante buena parte de la mañana. Así, la prima de riesgo, diferencia entre la rentabilidad ofrecida por el bono español y el bund alemán, considerado como el más seguro, cierra en 293 puntos tras llegar a situarse por debajo de los 270 puntos básicos y el Ibex repunta un leve 0,42% (hasta los 10.059 puntos) después de haber conseguido subir más de un 1,5%.

El selectivo parecía que hoy se iba a moderar tras la subida del 2,93% de ayer. Los futuros pronosticaban una apertura plana que finalmente parece que se va a cumplir. Empezó contento pero sin presumir, repuntando un 0,82%, pero la emoción por la mejora de la deuda aceleraba por momentos a los operadores. Finalmente, y tras menos de una hora de sesión, las compras copaban un parqué inundado por unos buenos resultados empresariales. A esas horas, el índice alcanzaba un 1,51%, instalándose por encima de los 10.100 enteros. Todo ello con la banca en cabeza. Sin embargo, el vértigo ha invadido a unos operadores que ya solo tienen fuerzas para intentar que las ventas no manden en el parqué. Las pérdidas de BBVA y Santander lo ponían difícil.

IBEX 35 8.733,70 1,14%

El mercado de deuda abría también a la par, con la prima de riesgo cotizando por debajo de los 270 puntos. Sin embargo, una vez desentrañada la complejidad del nuevo plan de rescate a Grecia, la prima ha llegado a rozar los 300 puntos. Hoy los títulos nacionales a una década pagan una rentabilidad del 5,7%, tras haberse colocado en un 5,4%.

Los bonos griegos, irlandeses e italianos han replicado el comportamiento español. Todos ellos registraban ligeros descensos a primera hora de la mañana, que han terminado estancándose a mitad de sesión. El diferencial de la deuda de Portugal se aleja de los 1.000 de los últimos días y se perfila en 812 puntos y el de Irlanda, en los 905. Unos datos que según avanza la mañana van mejorando. Italia, por su parte, ronda ahora los 257 puntos.

Los protagonistas durante buena parte de la jornada han sido los bancos, especialmente los de la periferia. Así, las entidades de los países con más problemas como Portugal o Grecia se disparaban con el luso Popular anotándose un 8,7% o el heleno Alpha Bank revalorizándose en un 8,58%. Tras las dudas por la confrontación a la crisis griega han terminado estancándose, aunque dejando un balance positivo respecto a semanas anteriores.

En el mercado de divisas, la atención vuelve a estar centrada en el euro. La divisa comunitaria cede muy levemente respecto al cierre de ayer debido a la ligera caída de las bolsas. Se sitúa en los 1,43 dólares, lejos en todo caso de los mínimos de 1,39 billetes verdes que se llegaron a tocar la semana pasada.