Aumenta de 15 a 25 años el periodo de cálculo de la pensión

Luz verde definitiva a la reforma que retrasa a 67 años la edad de jubilación

El Congreso de los Diputados aprobó hoy definitivamente la reforma de las pensiones que eleva gradualmente la edad jubilación a los 67 años, después de que el Gobierno haya logrado sacarla adelante con el único apoyo de CiU durante todo el trámite parlamentario.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, en su escaño durante el Pleno del Congreso, en el que se aprobó la Ley de actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social
El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, en su escaño durante el Pleno del Congreso, en el que se aprobó la Ley de actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social

La Cámara Baja ha dado su visto bueno a la sexta modificación legal del sistema público de pensiones y la octava para el conjunto de la Seguridad Social, tras aceptar las 40 enmiendas del Senado a la ley de "actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social".

Se cierra así un trámite parlamentario en el que el PSOE sólo ha conseguido el apoyo de CiU para impulsar el retraso de la edad de jubilación hasta los 67. Los portavoces del PP, PNV, ERC, IU, ICV, BNG y UPyD han recalcado su posición contraria al global de una reforma que, a su juicio, supone un recorte de las pensiones y los derechos de los trabajadores.

La norma, que entrará en vigor en 2013, trae una serie de novedades:

1. Fija que para jubilarse a los 67 habrá que tener una cotización de 37 años, mientras que

2. Mantiene que los trabajadores puedan retirarse a los 65 si han cotizado 38 años y 6 meses.

3. Eleva de forma progresiva los años que se tendrán en cuenta para calcular la cuantía de la pensión, que pasan de los 15 actuales a 25.

4. Para poder acceder a la jubilación anticipada a partir de los 63 años habrá que contar con 33 años cotizados, aunque para situaciones de crisis la edad se rebaja a los 61, mientras que se mantiene los años de cotización.

5. Reconoce un periodo de hasta cinco años de cotización a las madres que hayan interrumpido su carrera laboral por el cuidado de los hijos, así como la integración de las empleadas del hogar en el Régimen General de la Seguridad Social a partir del 1 de enero de 2012, con el fin de equiparar sus derechos y deberes con los restantes trabajadores.

6. Las empresas de más 500 trabajadores que obtengan beneficios y que inicien o hayan iniciado desde el 27 de abril de 2011 un expediente de regulación de empleo (ERE) tienen que asumir el pago del subsidio por desempleo de los despedidos.

7. Aumenta la base reguladora de las pensiones de viudedad del 52 % actual al 60% para las personas que tengan 65 años o más y no tengan otra pensión pública, y mejora fiscalmente las pensiones de viudedad que acumulen rentas del trabajo con otras pensiones.