Ante ataques de las agencias de calificación

La UE evitará el colapso de la banca griega

El canje de bonos planeado será calificado por las agencias de rating como "impago selectivo", lo que dejaría a los bancos griegos sin la posibilidad de acceder a financiación del BCE, por lo que la UE estudia medidas para evitar su colapso.

La UE estudia medidas para evitar que el previsible castigo de las agencias de calificación a la deuda griega cuando se apruebe el segundo rescate provoque el colapso de la banca helena. Las agencias han advertido que el canje de bonos (para prolongar su perídodo de amortización) será calificado como impago selectivo, lo que podría dejar a los bancos griegos sin acceso a la liquidez del Banco Central Europeo.

Entre las medidas figura que el BCE acepte que el Banco Nacional de Grecia mantenga en pie a los bancos en dificultades a pesar de que la calidad de sus colaterales sea momentáneamente degradada hasta el impago (la temida D de las agencias). Las necesidades a corto plazo podrían alcanzar los 16.000 millones de euros, aunque se espera que los nuevos títulos de deuda cuenten con una calificación aceptable para el BCE lo que reabriría el grifo de Fráncfort.

La Comisión Europea calcula que los bancos griegos atesoran 40.000 millones de euros en bonos griegos y los fondos de pensiones nacionales cuentan con otros 27.000 millones de euros en unos títulos que en las próximas horas pódrían sufrir una nueva rebaja de rating. Fuentes comunitarias advierten que la reestructuración parcial que estudian los líderes en Bruselas tendría un impacto asumible para la banca alemana y francesa, principales acreedores extranjeros de Atenas. "Pero podría dejar sin capital a la banca griega", advierten.