Escándalo de las escuchas ilegales

Murdoch trata de lavar su imagen con la dimisión de Brooks y una campaña publicitaria

El magnate de la comunicación Rupert Murdoch trata de lavar la imagen de su grupo News Corp tras el escándalo de las escuchas ilegales y los pagos a policías corruptos en el Reino Unido.

El viernes, el empresario aceptó, finalmente, la dimisión de Rebekah Brooks, máxima responsable de su división de prensa británica. En una carta remitida a la plantilla, Brooks explicó que, con su dimisión, quiere evitar que se empañen los esfuerzos del grupo por arreglar los errores cometidos en el pasado. Asimismo, añadió, ahora podrá disponer de la libertad y el tiempo necesarios para preparar su defensa.

La ya exdirectiva de News Corp, que agradeció el apoyo de Rupert Murdoch y de su hijo James, también pidió perdón a los afectados por las escuchas y expresó su solidaridad con todas las personas que se hayan podido sentir heridas.

Brooks fue directora del tabloide News of the World en la época en la que ya se usaban medios ilegales para obtener exclusivas.

Además de esta dimisión, News Corp tiene intención de publicar este fin de semana anuncios en la prensa británica pidiendo perdón al país por lo sucedido, así como iniciar el envío de cartas a sus anunciantes explicando las actuaciones que están llevando a cabo.