El Ibex recupera el 0,66% pero la prima de riesgo sigue en 307 puntos

La Bolsa se agarra a la Fed para esquivar la presión de la deuda soberana

Las Bolsas detuvieron ayer su caída -el Ibex subió un 0,66%- tras ceder Alemania a la compra de bonos con el fondo de rescate y prometer la Fed más estímulos si es necesario. Sin embargo, la falta de consenso en Europa sobre la solución, y el calendario, a aplicar en Grecia mantuvo tensas las primas de riesgo, con la española aún en los 307 puntos.

El ambiente de tregua que el mercado parecía empezar a dar el martes a la deuda soberana europea se vio truncado ayer, de nuevo, por el enfrentamiento que mantienen los socios comunitarios en torno al rescate griego. La cumbre europea de urgencia que se preveía para el viernes, con objeto de solventar la crisis griega y el arrastre que ejerce ya sobre grandes países como Italia o España, perdió su efecto balsámico ayer, cuando Berlín sostuvo que la convocatoria para la cita ni está, ni se la espera.

La cuestión de fondo es el enfrentamiento entre los polos encabezados por Francia, a favor de implicar al sector privado en el nuevo rescate, y Alemania, reticente a involucrar a su banca en el sacrificio. Si la primera busca avances y un mensaje de confianza con la cita, la segunda se niega a ceder y a mantener nuevos encuentros que no den frutos concretos. Así, mientras se sucedían las declaraciones, a favor y en contra, el termómetro de la confianza inversora en España, la prima de riesgo, se rebajaba de los 314 puntos del día anterior a 294, para elevarse otra vez a los 307 puntos.

La rentabilidad que se paga por el bono español a 10 años se rebajó, eso sí, del temido 6% -antesala del corredor de los rescates- al 5,98%. Mayor fue el respiro para Italia, que se comprometió a acelerar su plan de recorte del gasto de entre 43.000 y 48.000 millones de euros y a iniciar la privatización de algunas empresas públicas, lo que rebajó el perfil de insolvencia del país de los 301 a los 280 puntos. Pese al respiro, el gobernador del Banco de Italia y próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, reclamó a la UE una decisión firme para solucionar la nueva fase de la crisis del euro.

El parqué se relaja ante el anuncio de Bernanke de aplicar más estímulos si resultara necesario

La peor parte se la llevó Irlanda, que asumió ayer el dictamen que hizo el martes a cierre del mercado la agencia de calificación Moody's, tildando sus emisiones de bonos basura. Como consecuencia, la prima de riesgo marcó su máximo en la era euro, 1.123 puntos, por encima de la cota alcanzada en noviembre, cuando el país fue rescatado.

La maldición de las agencias amenaza con continuar castigando hoy al mercado, después de que Fitch calificara ayer de CCC los bonos griegos. Una nota, adjudicada al cierre del mercado, que equivale al impago.

Berlín dio, no obstante, una de cal y otra de arena. Aunque puso en duda la cumbre europea, Alemania cedió ayer en una de sus tradicionales líneas rojas, abriéndose a la posibilidad de que el fondo de rescate europeo pueda utilizarse para comprar bonos de países con problemas. Este rayo de luz en medio de las tinieblas permitió detener la serie de descalabros que venían protagonizando las grandes plazas bursátiles de Europa. El Ibex fue un ejemplo claro, pues logró subir un 0,66%, rompiendo con una racha de siete jornadas consecutivas en negativo. La banca española logró mantenerse relativamente plana tras las caídas habituales de los últimos días, BBVA ganó el 0,02% y Santander perdió el 0,01%. Algo parecido a lo que hizo el sector en Europa, principal afectado por la crisis de deuda, que salvó un 0,32% en negativo. El balón de aire para la banca italiana logró reflotar un 1,79% a Milán, que llevaba días cayendo. París, cuya banca posee 392.000 millones de euros en bonos italianos, subió un 0,57%, Fráncfort, un 1,3%, y Londres, un 0,7%.

El impulso positivo en los parqués se vio intensificado por el anuncio del presidente de la Fed, Ben Bernanke, que advirtió que promoverá los estímulos que sean necesarios para mantener saludable la economía de EE UU, país que se enfrenta también al impago si demócratas y republicanos no logran pactar un acuerdo sobre la deuda. Para Juan Laborda, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), este tipo de políticas de la Fed "han demostrado ser un fracaso". El endeudamiento del país, expone, impedirá que el país "pueda seguir con una política expansiva" y elevará la "aversión al riesgo", provocando caídas en Bolsa y el efecto dominó a este lado del Atlántico. Ayer, sin embargo, las palabras de Bernanke bastaron para mantener la tendencia alcista en Wall Street, donde el S&P subió un 0,31%, el Dow Jones, un 0,36%, y el Nasdaq, un 0,54%.

Materias primas. El oro marca récord y sube un 11% en 2011

Las materias primas han vuelto ha tomar impulso coincidiendo con el recrudecimiento de la crisis de la deuda periférica. El oro marcó ayer nuevo récord por encima de los 1.580 dólares la onza; el precio ha subido ya más del 11% en 2011. En Capital Markets esperan que el repunte del metal precioso se prolongue en los próximos meses, una circunstancia que podría impulsar los resultados de las compañías mineras. En la última jornada valores como Río Tinto, BHP Billiton, Antofagasta y Xstrata se revalorizaron el 1,20%; 1,62%; 2,79% y 2,6%.

Los inversores no solo están buscando refugio en el oro. El precio de la plata mejoró en la última sesión el 5,3%, regresando así a los niveles a los que cotizaba en mayo pasado; 38 dólares la onza. La plata había sufrido recientemente una severa corrección tras la revalorización que había experimentado en el pasado año, del 83%.

Divisas. El euro recupera la barrera de 1,4 dólares

La calma relativa que vivieron ayer los mercados europeos fue aprovechada por el euro para recuperar la barrera de los 1,40 dólares que perdió el martes, y alzarse un 1,20%, hasta los 1,414 billetes verdes. En el tablero de la deuda soberana, no obstante, una de las piezas clave que está en juego es el propio futuro de la moneda comunitaria.

En opinión del profesor de Juan Laborda, profesor del IEB, la solución pasa por un pacto europeo en torno a la crisis helena. "Está claro que Grecia no puede pagar. Hay que hacer una quita. Después de todo, el mercado ya descuenta que va a haber una quita del 40%", asegura. El siguiente paso, sostiene, sería crear "un mercado de deuda pública europea con títulos supranacionales" y un "reajuste del sistema financiero, que había alcanzado un tamaño excesivo" para reducir sus balances a un nivel razonable.