Reunión de los ministros de Economía de la Eurozona

El conflicto entre Alemania y el BCE frustra el segundo rescate de Grecia

Los ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo) fracasaron en la noche del lunes en su intento por pactar las condiciones para el segundo rescate de Grecia, lo que expone a un riesgo de contagio cada vez mayor al resto de la Unión Monetaria, y en particular a Italia y España.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.
El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Las discrepancias sobre la participación del sector privado en la segunda intervención se convirtieron en un escollo insuperable tras más de ocho horas de reunión de los ministros y un encuentro previo de las principales autoridades comunitarias convocadas por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

A pesar de la larga jornada, la zona euro no logró superar el conflicto entre Alemania y Holanda, por un lado, y el BCE, con el apoyo de países como España, por otro.

Berlín y Amsterdam insistieron en involucrar al sector privado de manera "sustancial" en el rescate de Grecia, con independencia de que provoque o no un castigo de las agencias de calificación a los bonos helenos.

Fráncfort, en cambio, reiteró durante el encuentro la necesidad de evitar a cualquier precio "un evento crediticio o impago selectivo", dos percances que podrían dejar a la banca griega sin acceso a la liquidez del BCE. El presidente del emisor, Jean-Claude Trichet, se cuidó de que su objeción apareciera también en el comunicado final.

La división solo permitió al Eurogrupo emitir un comunicado en el que se reitera la intención de cerrar "en breve" el segundo rescate de Grecia, pero sin mencionar ni calendario, ni cuantía de la intervención. "A veces nos gusta repetirnos", señaló en la rueda de prensa posterior el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ante la sensación de vacío que dejaba el comunicado.

Juncker también se desentendió de la posible reacción de los mercados este martes ante la ausencia de acuerdo. "Estamos al tanto de que los países que como Italia están en el foco han tomado las medidas adecuadas", señaló el presidente del Eurogrupo.

Mejoras a Portugal y Grecia

El Eurogrupo anunció también su intención de flexibilizar en el futuro la capacidad de actuación del Fondo Europeode Estabildidad Financiera (FEEF), el mecanismo provisional que ha canalizado los rescates de Irlanda y Portugal. La reforma podría permitir al FEEF intervenir en el mercado secundario de deuda pública para aliviar el peso de la deuda en esos países. Pero es tan solo una posibilidad sobre la que todavía no hay ningún acuerdo.

Los ministros también se comprometieron a estudiar una mejora de las condiciones de los préstamos ofrecidos a Irlanda y Portugal, para prolongar su período de devolución o reducir su tipo de interés.