Zapatero ha defendido las medidas tomadas

El Gobierno insiste en que cumplirá el objetivo de déficit

El presidente del Ejecutivo reitera que cumplirá con el objetivo del 6% marcado para 2011, al mismo tiempo que afirma que su Gobierno "está preparado" para tomar las medidas oportunas ante hipotéticos desvíos.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión entre Zapatero y Herman Van Rompuy, el presidente del Gobierno ha vuelto a mostrar su confianza en que España cumplirá con el objetivo del déficit del 6% previsto para 2011, al mismo tiempo que ha afirmado que el Ejecutivo "está preparado" para tomar las medidas oportunas si se perciben indicios de que ese objetivo no podrá alcanzarse.

Tras la jornada de ayer, que el propio Zapatero ha calificado de "muy negativa", se ha vuelto a abrir el debate sobre si España seguirá los mismos pasos que Grecia, Irlanda y Portugal. A este respecto, el presidente del Gobierno ha recordado que "estamos afrontando una crisis de alcance europeo e internacional, con un impacto muy fuerte en tres países", y que en lo que respecta a España "no hay ningún dato nuevo ni negativo" que haga pensar en esa posibilidad.

El presidente del Ejecutivo ha confirmado haber mantenido una reunión con la ministra de Economía, Elena Salgado, en la que han analizado "la situación de gran tensión" vivida en los mercados. En ella han evaluado las previsiones realizadas en cuanto a necesidades de financiación o la evolución de la reducción de déficit, las cuales según Zapatero se están cumpliendo, además de la estimación de ingresos y las emisiones de deuda realizadas, que marchan "razonablemente bien". En cuanto a la elevada rentabilidad del bono español, que ha llegado a superar el 6%, ha declarado que será algo "temporal siempre que Europa responda adecuadamente".

En la reunión con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, Rodríguez Zapatero ha defendido el plan de reformas llevado a cabo en la segunda mitad de 2009, cuyos resultados previstos se están cumpliendo "fielmente" en los tres aspectos en los que se basaba: consolidacion fiscal, reestructuración del sistema financiero y reformas estructurales. Ha reconocido que el crecimiento de la economía española es lento, pero positivo, y que necesita fortalecerse para crear empleo.