El crédito a vivienda "caería un 10%"

El argumento principal que el sector financiero esgrime para negarse a aceptar la dación en pago es que se restan garantías de cobro a las entidades. Un riesgo que se traduciría en un mayor sobrecoste para el interesado en suscribir un préstamo hipotecario y en una menor concesión de crédito. "Según nuestras estimaciones, la concesión podría estar próxima a los 80.000 millones de euros en los dos próximos años, pudiendo alcanzar los 90.000 o 95.000 posteriormente". La entrega de llaves para saldar la deuda "podría reducir un 10%" dichas cifras.

No falta quien opina que el informe que maneja la AEB no es más que una información de parte interesada. "Vale que podría reducir el crédito, pero mucho menos que ahora no pueden dar", apunta Marco Romero, responsable de vivienda de UGT. "Además, cuando se reducen los préstamos hipotecarios, baja el precio de la vivienda, así que no necesariamente se reduciría el acceso a ella", dice. "La AEB no quiere tocar una coma", agrega Manuel Pardos, de la Asociación de Usuarios de Bancos y Cajas (Adicae), "porque parece que esperen otra burbuja inmobiliaria".