Mercado hipotecario

Blanco acusa al sector de conceder los préstamos sin medir el riesgo

"La burbuja inmobiliaria no habría sido posible sin una legislación favorable a la especulación y al crédito fácil", admitió ayer el ministro de Fomento, José Blanco, para concluir que en este campo "nadie tenía más responsabilidad que la banca". Un sector, declaró en una entrevista a Onda Cero, con un papel clave "en el endeudamiento de las familias, en las tasaciones por encima del valor real y la ausencia de análisis de los riesgos".

Las palabras de Blanco vienen en la línea de las del titular de Trabajo, Valeriano Gómez, a favor de imponer un impuesto a los banqueros, y del tono, crítico con las entidades financieras, que ha adoptado el candidato socialista a presidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Acompañando este discurso, el Gobierno ha aprobado un paquete de medidas que protege a las familias en caso de impago hipotecario, y ha abierto la puerta a estudiar la dación en pago, pese a que el PSOE ya tumbó esta iniciativa en el Congreso. La banca, por su parte, ha advertido al Ejecutivo que "ceder a presiones populistas, en palabras del presidente del BBVA, Francisco González, puede dañar el mercado hipotecario.