Movistar resucita en telefonía celular en mayo, pero no en internet

El ADSL y la banda ancha móvil pierden clientes por primera vez en la historia

Mayo pasará a la historia como el mes que vivió el primer retroceso de clientes de ADSL y de internet móvil en España, pero también el que vio resucitar a Movistar en telefonía celular, aunque no en banda ancha.

Conexión a Internet de banda ancha
Conexión a Internet de banda ancha

¿Un mes para olvidar? Sí y no. La nota mensual de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) sobre la evolución del sector en mayo deja cifras para la historia de los hitos negativos, pero también las hay para certificar todo lo contrario. Eso sí, al peso, lo malo supera a lo bueno.

Y Movistar puede ser el mejor ejemplo de ello. Después de varios meses en barrena, con pérdida de clientes en telefonía móvil y en ADSL, la operadora ha dado la vuelta a esta tendencia en telefonía celular. Capta 12.830 abonados netos en mayo, frente a los 41.510 perdidos en abril, por ejemplo, o los más de 60.000 cedidos en marzo.

En banda ancha, sin embargo, Movistar sigue en sus trece. Después de frenar en seco su ritmo de captación en ADSL a principios de año, en abril perdió clientes netos y en mayo ha cedido incluso más. Son 38.900 abonados menos los que tiene en su cartera ahora con respecto a abril.

Banda ancha

Y esta evolución de Movistar es la que distorsiona el mercado total de ADSL, que en mayo pierde abonados por primera vez en la historia. El mes se cerró con 8,775 millones de líneas de banda ancha con esta tecnología, 645 menos de las que había un mes antes.

La responsabilidad es del exmonopolio, porque sus rivales de ADSL, Jazztel, Vodafone y Orange, sumaron clientes en mayo, aunque no los suficientes como para compensar la caída de Movistar. Pero unidos a las altas de los operadores de cable, Ono, Telecable, R, Euskaltel..., y a las de tecnología de fibra (FTTH, conexiones de fibra óptica hasta el hogar), logran compensar la mala evolución de la compañía dominante y permiten que la banda ancha en su conjunto cierre el mes con tendencia positiva (suma 19.500 clientes). Llama la atención que las altas de fibra suponen el 54% de todas las que ha habido en mayo.

Otra vez, las operadoras que mejor lo han hecho son Jazztel, Vodafone y Orange, que lograron en mayo el 36% de las altas. Las firmas de cable se hicieron con casi un 12%.

Telefonía móvil

El otro punto negativo de la evolución mensual de mayo está en la telefonía móvil, pero no en la tendencia general. Después de tres meses consecutivos de caídas, la telefonía celular repunta y suma 133.550 abonados, gracias al tirón sobre todo de los usuarios de contrato. Y en esta resurrección llama la atención Movistar, que también después de meses muy malos vuelve a tener captación neta de abonados.

El problema es que estas cifras esconden la primera caída de la historia en número de datacards, el internet móvil, la banda ancha en movilidad, el negocio que supuestamente va a compensar todos los problemas de las operadoras en telefonía fija e internet alámbrico.

En mayo, sin embargo, este negocio mostró su peor cara y perdió 17.100 abonados. Pero un mes no hace tendencia, así que habrá que esperar a la evolución en los próximos periodos para determinar si se trata de un bache puntual o de la constatación de que todo tiene un techo y de que España, con solo 3,4 millones de datacards, está rozando el suyo. Hay que tener en cuenta, con todo, que la CMT no incluye en sus cifras la conexión a internet celular a través del móvil, aunque sea con tarifas planas específicas para ello, sino que solo suma los llamados pinchos, los módems que llevan una tarjeta SIM distinta y que, por lo tanto, constituyen una línea nueva.

Guerra de precios

Otro punto negativo en el terreno celular es que no todas las operadoras lo han hecho igual de bien o de mal. Movistar capta abonados tras un periodo negro, pero son solo 12.830, cuando Yoigo suma 51.600 clientes y los operadores móviles virtuales consiguen 162.310 altas. Vodafone siguió con su tendencia y perdió 82.300 usuarios, mientras que Orange tropezó y cedió casi 12.000.

Con estas cifras, no es de extrañar que a las 48 horas de cerrar el mes de mayo Movistar desatara la guerra de precios más cruenta que se recuerda en telefonía móvil, con la rebaja de su tarifa más barata hasta los seis céntimos el minuto. Orange contestó inmediatamente, al igual que Vodafone. En junio se verán los primeros resultados de esta estrategia y se sabrá si han logrado poner coto, aunque sea mínimamente, al poderío de Yoigo y los virtuales.