Las considera "muy altas"

Gómez plantea impuestos "especiales" para las retribuciones de los directivos de banca

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha apostado por introducir tipos fiscales "especialmente aumentados" para gravar aquellas retribuciones "muy altas" de los directivos de la banca. Unas declaraciones que desde el ministerio de Economía han declinado valorar.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez.
El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez.

El Gobierno, o más específicamente algunos de sus miembros, han puesto a la banca en su punto de mira. Primero fue el vicepresidente y candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, el que declaró este sábado que "las entidades deben de compartir junto con los sectores más afectados el coste de la crisis". Y hoy ha sido el ministro de trabajo, Valeriano Gómez, el que ha saltado a la arena al lanzar la idea de que se grave de forma adicional los salarios de los banqueros.

"Las retribuciones a partir de un nivel que se considere máximo deberían tener una gravación fiscal mayor", ha asegurado el político esta mañana durante una entrevista concedida a Telecinco. En la misma, Gómez ha insistido en que ya existen otros países en los que "se está pensando" en aplicar estos gravámenes "especiales" para los salarios más altos. Precisamente, el ministro ya había calificado como "excesiva" la retribución por importe máximo de 10,15 millones de euros anuales que percibirá la cúpula directiva de Bankia, el grupo que integran Caja Madrid y Bancaja y cinco cajas más.

El titular de Trabajo, que ha aclarado que el Estado "no puede entrar" en cuál es la retribución de los directivos del sector privado, ha subrayado que este modelo salarial se ha ido imponiendo a lo largo de los últimos 20 años, y ha lamentado que algunos salarios de altos ejecutivos superen en 1.000 veces la remuneración de los trabajadores que están al final de la escala retributiva. Una opinión que desde el ministerio de Economía han eludido valorar, no realizando declaraciones al respecto.

"Es un modelo que no tiene ningún futuro, no es posible pensar en fidelizar a la gente a base de mantener ese tipo de diferencias", ha advertido. Gómez además ha criticado el desarrollo del sector de la construcción "hasta límites insospechados", al recordar que ha llevado a España a tener 2,7 millones de empleados en el sector, más que los que tenía Alemania, cuando este país cuenta con una población que duplica a la española. "Esto es lo que no debe volver a ocurrir", ha sentenciado

El Gobierno fijó limitaciones en el decreto que gravaba los 'superdepósitos'

Hace dos semanas en plena polémica por la 'guerra del pasivo', el Gobierno aprobó un real decreto que incrementaba el gravamen de los 'superdepósitos'. Una legislación que se aprovechó para intentar delimitar las altas remuneraciones en la banca y dificultar que las entidades que hayan recibido dinero público paguen remuneraciones variables a sus directivos.

La nueva norma trata de evitar incentivos que animen a los directivos a asumir riesgos que pongan en peligro la entidad. Por eso, según el tamaño y la actividad de la entidad, obliga a crear un comité de remuneraciones que apruebe esos sueldos. Además, en el caso de las entidades que reciban fondos públicos, la parte variable sólo se podrá abonar si lo considera oportuno el Banco de España, que además podrá limitar su importe.