Para ahorrar unos 1.663 millones de euros anuales

El británico Lloyds recortará otros 15.000 empleos en los próximos tres años

El banco británico Lloyds Banking Group anunció ayer que recortará unos 15.000 puestos de trabajo hasta 2014 con el fin de ahorrar unos 1.500 millones de libras (1.663 millones de euros) anuales. Esta cantidad supone casi un 15% de su actual plantilla, que asciende a 103.000 personas.

La supresión de empleos la dio a conocer el reciente consejero delegado de Lloyds, Antonio Horta-Osório, como parte de una revisión estratégica de la entidad, cuyo 41% está en manos del contribuyente británico.

"Tenemos que hacer esto. El banco ha perdido dinero en el primer trimestre y es necesario volver a poner a esta entidad en pie para que pueda apoyar a la economía del Reino Unido, hacerse rentable y devolver el dinero a los contribuyentes", argumentó el máximo ejecutivo de la entidad. El otro objetivo al que aspira el directivo es alcanzar un ROE del orden del 12,5% al 14,5% para el año 2014.

El consejero delegado también anunció planes para reducir la presencia internacional del banco, puesto que pasará de los actuales 30 países a unos 15 en 2014. Horta-Osório no quiso detallar en qué países eliminará el banco su presencia. Algunos de los 15.000 puestos de trabajo se perderán por esta reducción en el extranjero.

Con esta medida, la cifra de empleos suprimidos desde que el banco se creó en 2009 por la fusión de Lloyds TSB y el Halifax Bank of Scotland (HBOS) será de 40.000. En lo que se refiere exclusivamente a Lloyds, las pérdidas de empleo ascienden a unos 27.000 puestos desde 2008. El coste del plan ha sido cifrado en unos 2.300 millones de libras. Pero los ahorros que están previstos que genere, permitirán al banco realizar una inversión adicional de 2.000 millones en su estrategia de banca minorista.

Los inversores celebraron el anuncio y la acción experimentó una revalorización del 9,73%, que representa la mayor subida desde mayo del año 2010 e interrumpe una racha negativa del valor, que aún acumula un descenso del 29,5% desde los máximos de enero pasado.