Las cajas salen a Bolsa

Caja Madrid y sus socios controlarán un 50,03% de su banco cotizado

Bankia arrancó ayer de manera oficial el proceso de su salida a Bolsa, prevista para el 20 de julio, el mismo día que Banca Cívica. La entidad ha fijado la banda orientativa de precios entre 4,41 y 5,05 euros por acción, lo que supone una valoración de entre 7.641 y 8.749 millones de euros e implica un descuento de entre el 49% y el 54% respecto al valor en libros que tendrá tras la OPS. Con ello, la matriz ha apurado al máximo y al final tendrá el control de un 50,03%.

Caja Madrid y sus socios controlarán un 50,03% de su banco cotizado
Caja Madrid y sus socios controlarán un 50,03% de su banco cotizado

El banco cotizado de la alianza de siete cajas liderada por Caja Madrid y Bancaja aterrizará en el parqué con un importante descuento, tal y como habían manejado los expertos en las últimas semanas. Las desfavorables condiciones de mercado, con la crisis griega y el riesgo al contagio a otros países periféricos aún sobre la mesa, y el descrédito en el que se encuentra inmerso el sector financiero han llevado a la entidad a optar por la prudencia, fijando una banda orientativa de precios muy ajustada. Bankia saldrá a cotizar el próximo 20 de julio valorada entre 7.641 y 8.749 millones de euros, lo que la situará entre las diez primeras compañías del Ibex. Supone cotizar a un PER, relación entre el beneficio y la cotización, de entre 21,4 y 24,51 veces, muy por encima de sus competidores.

Las acciones se podrán comprar en las oficinas de los bancos colocadores a partir de hoy mismo y hasta el día 15 de julio. Cada título costará entre 4,41 y 5,05 euros, según la banda orientativa (no es vinculante) publicada en el folleto, aprobado ayer por la CNMV. Bankia venderá 824,5 millones de acciones. Para intentar convencer a los mercados, la entidad ha realizado un descuento de entre el 49% y el 54% sobre el valor en libros que tendrá después de la colocación y del 64% al 69% sin contar con la ampliación de capital.

Este descuento está muy por encima del que puede obtener un inversor en el mercado actualmente. El precio sobre valor en libros de la banca mediana es de 0,73 veces frente a las 0,5 de Bankia, según JP Morgan. Los bancos más baratos serían Popular y Sabadell, que cotizan en torno a dos tercios su valor en libros.

Banco Financiero y de Ahorros (BFA) pasará de tener el 100% del capital de Bankia al 52,41% después de la operación, porcentaje en la banda baja de los manejados antes de la colocación pero que permite mantener el control de la sociedad. A cambio, Bankia se recapitaliza con entre 3.636 y 4.164 millones, que permitirán a la entidad cumplir con el requisito de capital básico del 8% exigido por el Banco de España. Su objetivo, no obstante, es alcanzar el 10% tras la OPS.

La operación podría ampliarse en otros 82,4 millones de acciones procedentes del llamado green shoe, parte de la oferta a la que pueden acudir voluntariamente los bancos colocadores. Esto permitiría a Bankia capitalizarse en otros 413 millones, como máximo. Pero el control de BFA se reducirá hasta el 50,03%.

Los inversores particulares recibirán el 60% de las acciones de Bankia. Una colocación que no debería representar muchos problemas dada la fortísima red comercial de la entidad. Cuenta con 3.801 sucursales. La petición mínima que podrán hacer estos inversores será de 1.000 euros, con un máximo de 250.000 euros. La banda de precios de 4,14 a 5,05 euros, en todo caso, no es definitiva. Bankia fijará el precio máximo del tramo minorista el 18 de julio, y el precio definitivo al que se vendan a los particulares será este, a no ser que los títulos se vendan más baratos a los inversores profesionales. A estos, fondos de inversión, planes de pensiones o grandes fortunas, va destinado el 40% de la oferta. Fue una exigencia de la CNMV que las cajas colocasen partes relevantes de su capital entre estos inversores, para evitar que se capitalizasen a costa de los clientes de su red comercial.

Margen para bajar precios

Bankia todavía tiene margen para bajar el precio. Si lo recorta a 4 euros, la recapitalización quedaría en los 3.300 millones (que llegarían a 3.600 si se ejecuta el green shoe). Incluso tumbando el precio a 3,5 euros, con un brutal descuento del 61%, Bankia todavía podría recapitalizarse en 2.900 millones sin incluir el green shoe. Esto es así porque BFA ha optado por una fuerte dilución del capital y así asegurar la OPV. Antes de la operación se barajaba que podría quedarse con entre el 60% y el 66% de Bankia. Al final tendrá el 52,41%. Pero si se ejecuta el green shoe, el porcentaje de títulos que Bankia pondrá en el mercado roza el límite de control, 49,97% del capital, por lo que BFA tendrá el 50,03%.

Además, BFA, que ha agrupado parte de las deudas y los activos de peor calidad (el llamado banco malo), necesita dinero para pagar su pasivo. De hecho, BFA tiene en cartera preferentes, préstamos del FROB y deuda subordinada cuya retribución JP Morgan calcula supondrá unos 1.000 millones en los próximos años. Para ser viable y poder absorber potenciales desvalorizaciones de activos inmobiliarios, los dividendos de Bankia son una importante fuente de ingresos. No tanto este 2011 como en 2012 o 2013. En este último ejercicio Bankia ganará 1.300 millones, según el citado banco de inversión. Si paga en dividendos el 50% del beneficio, repartirá 650 millones, de los que solo la mitad (325) irán a parar a BFA. Con una dilución menor, por ejemplo si BFA mantuviese el 65% del capital, como se había barajado, obtendría 100 millones más en dividendo.

33 riesgos a tener en cuenta

El folleto de salida a Bolsa de Bankia recoge un listado exhaustivo de hasta 33 riesgos que el inversor asumirá a la hora de comprar acciones de la entidad. Estos son algunos de ellos:

Riesgo soberano dentro de la Unión Europea. El grupo de cajas reconoce que el rescate de Portugal, Irlanda y Grecia ha sembrado muchas incertidumbres sobre la economía europea. La alianza también explica que cuenta con una cartera de deuda soberana por valor de 12.929 millones de euros, un 81% de la cual ha sido emitida por el Tesoro español.

Riesgo de accionista de control. En el folleto remitido a la CNMV se recuerda que BFA, controlado por las siete cajas aliadas, mantendrá la mayoría en Bankia, y "tendrán una influencia decisiva", frente a otros accionistas minoritarios.

Exposición al ladrillo. Bankia recuerda que el difícil momento por el que atraviesa la economía española y el sector inmobiliario pueden "influir negativamente en los negocios, situación financiera y resultados". El grupo acumula 32.950 millones de euros de préstamos a promotores, lo que representa el 16,6% de su cartera crediticia.

Riesgo por Basilea. El grupo de cajas también reconoce que los mayores requerimientos de capital que le exigirán los acuerdos internacionales conocidos como Basilea III podrían "afectar adversamente a la capacidad de Bankia para pagar dividendos".

Dependencia de Rato. El folleto explica que "el éxito del banco se apoya en ciertos directivos clave" y que en caso de no poder reemplazarlos si fuera necesario puede suponer un aumento de los riesgos.

Remuneración

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato; su vicepresidente, José Luis Olivas, y el consejero delegado, Francisco Verdú, cobrarán un máximo de 10,2 millones de euros en 2011, de los que 6,1 millones serán una remuneración variable. Los 32 primeros directivos (incluidos los tres mencionados) cobrarán un máximo de 24,2 millones.