La guerra de ofertas por el pasivo se agrava

Bancos y cajas apuran la última semana sin penalización para los 'superdepósitos'

El próximo martes entra en vigor la nueva ley que multiplica por cinco el gravamen para los depósitos de alta rentabilidad. Al no ser un castigo retroactivo, las entidades financieras lanzan estos días los últimos cartuchos de la guerra por el pasivo, ofreciendo hasta un 5% de rentabilidad.

Vuelve la guerra de los depósitos.
Vuelve la guerra de los depósitos.

Las cúpulas de bancos y cajas hacen números estos días para diseñar la estrategia de captación de pasivo que deberán implantar a partir del próximo lunes. Será entonces cuando entre en vigor el decreto aprobado por el Ejecutivo el pasado mes para penalizar los depósitos de alta rentabilidad. Hasta entonces, sin embargo, son muchas las entidades que aprovechan los últimos días libres de la tasa para lograr clientes y pasivo con ofertas agresivas de hasta el 5% de interés anual.

Desde la próxima semana, se penalizarán aquellos depósitos que remuneren más de 100 puntos básicos por encima del euríbor medio a 12 meses, el precio al que la banca se presta el dinero. Dado que dicho indicador se encontraba ayer en el 2,143%, la tasa de castigo se aplicaría a cualquier depósito que supere el 3,143% de rentabilidad. Las entidades que emitan dichas ofertas deberán pagar un 500% más al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) que aquellas oficinas que respeten la nueva normativa. La diferencia estaría entre quien remunere un depósito al 3,10%, que aportaría lo habitual al fondo, y quien lo remunere al 3,20%, que pagaría cinco veces más.

Esto es lo que le ocurriría a Banco Pastor, que ofrece un depósito a 12 meses al 4,15% TAE, desde 5.000 euros, a través de su filial digital Oficina Directa. Sin embargo, la entidad no se verá sometida al nuevo gravamen, pues el depósito dejará de comercializarse mañana con el cierre del mes.

Es el mismo plazo que se ha dado Caja Navarra (Banca Cívica) para dejar de ofrecer un depósito combinado remunerado hasta al 4,07%. Cifra que se alcanza si el ahorrador destina el 75% del montante a fondos de inversión y el resto al depósito. Si la proporción es a la inversa, la rentabilidad baja al 2,02%.

Cajamar apurará algo más los plazos, y seguirá distribuyendo hasta el 12 de julio su depósito al 5% de rentabilidad para ingresos de entre 2.000 y 20.000 euros. Esta remuneración se ofrecerá si el euríbor se encuentra entre el 1,9% y el 3,7% el 10 de julio de 2012. De no ser así, el capital queda intacto pero no habrá rentado nada.

Una rentabilidad, la del 5%, que también ofrece Unicaja. Eso sí, la entidad exige una altísima vinculación del cliente. El producto parte de una remuneración al 1% TAE al depositar 6.000 euros a seis o 12 meses. Elevar el interés hasta el 5% exige invertir otros 18.000 euros en un fondo de inversión (o 6.000 en un plan de pensiones), utilizar una tarjeta, contratar un seguro y domiciliar la nómina.

Quienes no se verán penalizados por mantener ofertas agresivas son las entidades extranjeras, pues el decreto no les afecta. Es el caso del banco luso Espírito Santo, que paga un 4,80% a 24 meses desde 25.000 euros y podrá seguir haciéndolo sin ninguna penalización adicional.

La batalla amenaza con continuar pese al decreto

La agencia de calificación de riesgo Moody's celebraba hace unos días la penalización de los superdepósitos, pero vaticinaba que "muchas entidades se inclinarán por mantener su política de intereses altos en los depósitos, incluso si su coste supone un mayor deterioro de sus cuentas, lo que seguirá sustentando la guerra del pasivo". Con los mercados mayoristas paralizados y el cierre, a medio plazo, de la barra libre de liquidez que ofrece el Banco Central Europeo, es previsible que la banca española vuelva a buscar financiación por la vía de los depósitos. Ante este riesgo, el Ejecutivo se reserva la potestad de elevar aún más la tasa de castigo.